Una derrota que (casi) no duele…

El Guijuelo regaló el partido en 5 minutos de ‘empanada’ pero plantó cara al líder y mereció más con un Koeman que fue el revulsivo

El que perdona, la paga, y el que falla, más. Pero si se unen ambos factores negativos, el resultado no puede ser otro que la derrota. Y eso es lo que le ocurrió al Guijuelo frente al líder, el Mirandés, en una derrota que (casi) no duele por la manera en la que se produjo.

Cinco minutos de ‘empanada’ de los de Idiakez no pueden empañar un completo y buen partido del Guijuelo que hizo, como mínimo, los mismos méritos que el Mirandés para ganar, demostrando por qué está donde está y por qué recibe halagos de todos los equipos. Pero un 0-2 y contra el líder, era misión imposible.

Además, y por primera vez en esta temporada, Imanol Idiakez el once de la semana anterior y depositó su total confianza en los mismos hombres que vencieron de manera brillante a la Ponferradina por 2-1, frente a un líder que venía a por todas y que así lo demostró desde el minuto 1 con una clara ocasión de Iribas.

El Guijuelo salió a hacer su juego, el que ya acostumbra desde que inició la temporada, y tuvo el balón aunque al Mirandés es muy difícil jugarle. Y así pasó un cuarto de hora sin más ocasiones que el susto inicial. Un minuto más tarde llegó Lambarri y mandó un disparo fuera llevando la angustia a la grada charra.

Pero el Guijuelo no cejó en su empeño de querer ser el Guijuelo y así fue. Tardó en llegar la primera clara, pero lo hizo en las botas de Iván Mateo en el minuto 28 tras una buena jugada de Chema, cuyo rechace no supo aprovechar el jugador del equipo charro que mandó el balón arriba cuando lo fácil era meterla. Y eso despertó a una grada ilusionada.

El Guijuelo dominó el partido e hizo su juego pero el Mirandés tiene pólvora arriba y Nacho Garro y Lambarri le dieron un vuelco al corazón de los aficionados, pero Montero respondió como se espera de él y no falló. La primera parte fue de respeto mutuo aunque el Guijuelo quiso jugar, y pese a contar con las bajas de Romero y Eloy en el medio y arriba, el equipo se vació.

Chema, Molo y Mateo lucharon lo indecible y se partieron la cara en cada balón (Molo el labio) demostrando que el Guijuelo está hecho de otra pasta, pero no valió en los primeros 45 minutos.

Cinco minutos y tres puntos menos
Y nada más llegar al campo en los segundos 45 minutos, volvieron a aparecer los fantasmas del pasado con un error garrafal e infantil en cadena de la defensa que dejó un balón muerto en el área sin despejar para que llegara Mújika y aprovechara el regalo para hacer el primero. Era el minuto 47.

Y por si fuera poco, cinco minutos después, el Guijuelo se empeñó en seguir haciendo los regalos de Reyes atrasados y un fallo de Gascón en el centro del campo dejó libre un centro desde la derecha al Mirandés que Lambarri introdujo en la puerta de Montero poniendo el segundo y dejando más que ‘KO’ a los de Idiakez.

Pero lejos de venirse abajo, el ‘Guiju’ sacó la casta y el juego para tener el balón y dispuso de buenas ocasiones pero el Mirandés tiró de galones y supo aguantar el partido.

Koeman marcó y revolucionó el choque… demasiado tarde
En el minuto 78, quizá demasiado tarde, Idiakez, apareció Koeman en el terreno de juego para ser el revulsivo necesario y anotar un buen gol tras pase a la espalda de la zaga de Edu Espada, que el salmantino cruzó bien ante la salida de Murcia. Era el 1-2, minuto 83 y había esperanza. Entonces, muchos se acordaron de la ocasión que tres minutos antes había mandado arriba Iturralde, solo y en la línea de gol, tras una excelente dejada de Espada.

Los últimos minutos fueron un acoso y derribo del Guijuelo a la portería burgalesa pero el líder se llevó el gato al agua. Pero el Guijuelo dio la cara, fue mejor en muchas partes del partido y se ha llevado una derrota que (casi) no duele porque, jugando así, serán muy pocas las tristezas y muchas las alegrías.

PD: Mención aparte merece el árbitro, que pese a que no influyó en el resultado, demostró escasa capacidad para aplicar el reglamento porque el partido fue muy duro, especialmente por parte del Mirandés y no supo estar a la altura de un choque como éste.

FICHA DEL PARTIDO

CD GUIJUELO: Montero; Jonathan, Molo, Toño Vázquez, Tete; Valero (min. 78 Koeman), Iturralde, Gascón (min. 62 Eneko), Chema; Mateo y Edu Espada.

MIRANDÉS: Murcia; Garmendia, Ernesto, César Caneda, Garro; Alain (min. 60 Martins), Lambarri, Mujika (min. 76 Pablo Infante), José Ángel (min. 71 Muneta); Iribas y Aitor Blanco.

GOLES: 0-1 min. 47, Mújika. 0-2 min. 52, Lambarri. 1-2 min. 83, Koeman.

ÁRBITRO: Ruiz Álvarez (Colegio asturiano), asistido por Cilollonte Fernández y Montero Arango. Amonestó con amarilla Toño Vázquez (min. 94) por parte del Guijuelo y a Murcia (min. 85), Alaian (min. 2), Lambarri (min.75), Mújika (min. 71) y Muneta (min. 93) por parte del Mirandés.

Partido disputado en El Municipal de Guijuelo ante cerca de 400 espectadores con un ambiente muy frío en lo meteorológico.