Una delegación nipona visita Jamón Salamanca para imitar su modelo

La empresa salmantina Jamón Salamanca, integrada dentro del Grupo MRS, volvió a ser tomada como ejemplo por una delegación japonesa que visitó las instalaciones con el objetivo de construir un complejo cárnico como el de las instalaciones salmantinas.La empresa nipona Mycom obtuvo sus primeros conocimientos sobre Jamón Salamanca a través de diversos foros y ferias, y cuando finalmente se decidieron a construir un complejo cárnico, se pusieron en contacto con la empresa española constructora Mecanova diseñadores de las instalaciones salmantinas.
Chema Díez

Así, la delegación japonesa solicitó una visita “a las instalaciones salmantinas para imitar su modelo a través de su filial Mayekawa”, según apuntó el director general de Mecanova, José Vicente Gómez, especializada en tecnología para la industria cárnica.

Directivos y técnicos de la empresa japonesa recorrieron las instalaciones de Jamón Salamanca y estudiaron minuciosamente cada uno de los puntos y salas destinadas a diferentes trabajos en el proceso de despiece del cerdo, con el objetivo de imitar este modelo en el país del sol naciente.

Al final de la visita, la delegación japonesa disfrutó de una degustación de los mejores productos de la marca con la que comercializa Jamón Salamanca, Valturra Ibéricos, destacando su calidad y mostrando su agradecimiento.

Además, y como muestra de la confianza del grupo salmantino en el sector, la empresa Mecanova le hizo entrega de una placa al presidente de Honor del grupo de empresas MRS, en el que está Jamón Salamanca, por su “confianza y aplicación tecnológica y contar con nuestros servicios para un proyecto tan ambicioso como es el de Jamón Salamanca. No hay que olvidar que este complejo cárnico es el mayor de todo el territorio nacional y que ha sido clave para la obtención de homologaciones para exportar a países tan exigentes como son China o el propio Japón. Precisamente la exportación es la clave para el presidente de Honor del Grupo MRS, Mariano Rodríguez Sánchez, especialmente “en países como el propio Japón, donde la cultura del consumo de este tipo de productos es mucho mayor que en Europa o Estados Unidos”.