Una central de biomasa calienta 22 edificios de la UVA en el Campus y otros cuatro de la Junta

La red de producción de calor está instalada en el extremo norte del Campus Miguel Delibes y se distribuye por una longitud de tuberías de 12 kilómetros, proporcionando agua caliente sanitaria y calefacción.

El Campus Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid (UVA) ha estrenado este martes la central de producción de calor con biomosa forestal que distribuye agua caliente a través de redes de conductos aislados térmicamente a 22 edificios de la institución universitaria y a cuatro de la Junta de Castilla y León.

  

En concreto, esta red de producción de calor, cuya central está instalada en el extremo norte del Campus Miguel Delibes, transcurre por un trazado "totalmente urbano" y una longitud de tuberías de 12 kilómetros y proporciona agua caliente sanitaria y calefacción a esos 22 edificios de la Universidad de Valladolid y a otros cuatro de la Junta de Castilla y León.

  

A través de esta red de calor, la Universidad de Valladolid conseguirá un ahorro neto del 15 por ciento anual en el coste energético de calefacción.

  

La infraestructura, que ha sido inaugurada por los consejeros de Fomento y Medio Ambiente y Educación, Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernando Rey, y por el rector de la Universidad de Valladolid (Uva), Daniel Miguel San José, ha sido impulsada por la Junta a través del Somacyl, y por la Uva, y la financiación ha corrido a cargo del Banco Europeo de Inversiones y de los Fondos FEDER.

  

En este sentido, los consejeros han significado que el uso de biomasa forestal en unas instalaciones de estas características ha convertido el proyecto en "pionero" y en uno de los más importantes de su tipología en España.

  

Según los datos aportados por las mismas fuentes, la Universidad de Valladolid contaba con 22 edificios en los campus Miguel Delibes y Río Esgueva que utilizaban para calefactarse sistemas de generación térmica individuales alimentados con combustibles fósiles, principalmente gasoil y gas.

  

La necesidad de sustituir las calderas más antiguas que estaban ya próximas al final de su vida útil, unido a la proximidad de todos los edificios universitarios y al deseo de la UVA de ser "un modelo de universidad sostenible", hicieron que la implantación de un sistema de calefacción de distrito con biomasa para los dos campus se convirtiera en "la alternativa de futuro más interesante, económica y compatible medioambientalmente para suministrar energía térmica".

  

Entre los beneficios de la red de calor urbana con biomasa destaca la reducción del coste energético de los edificios, ya que se utiliza una energía primaria "más económica" y se ha mejorado la eficiencia energética de las instalaciones térmicas más antiguas. También se produce una reducción del coste de operación y mantenimiento al pasar de sistemas individuales a un único sistema centralizado.

  

"Asimismo, se reduce la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, al sustituir los combustibles fósiles por biomasa forestal como fuente energética, con balance 0 de emisiones", han destacado las mismas fuentes.

  

Para la Junta, otro de los beneficios es la promoción del uso de la biomasa forestal como recurso energético regional renovable que genera empleo y actividad económica en Castilla y León y garantiza la "adecuada conservación" de las masas forestales.

  

"También la red de calor urbana con biomasa procura mayor seguridad al alejar de los puntos de consumos las instalaciones generadoras, lo que evita el trasiego de los combustibles en el propio edificio (gas, gasóleo)", han añadido.

  

La potencia térmica de la Central es de 14.100 Kw suministrados por tres calderas. El combustible es de astilla forestal, recurso autóctono que permite convertir un residuo forestal en un recurso. El suministro del combustible se lleva a cabo por el Somacyl con astilla principalmente de Castilla y León; la longitud Red es de 12 kilómetros de tubería que transcurre en ocasiones enterrada y en ocasiones aérea, en las zonas de los aparcamientos de la Universidad y del tramo de cruce del río Esgueva. La reducción de emisiones de CO2 es de 6.800 T/año y el presupuesto de adjudicación es de 5.000.000 de euros más IVA.