Una cazuela olvidada en el fuego origina una intensa humareda durante la noche

Alerta. La mujer que habita la vivienda afectada estaba durmiendo, sin acordarse de la comida y se enteró por la alarma de los vecinos del edificio
E. G.

De nuevo, una cazuela olvidada al fuego estuvo a punto de costar un disgusto a la inquilina de la vivienda afectada y a los vecinos del inmueble, que tras comprobar el intenso humo que salía de la cocina, avisaron a los Bomberos de Salamanca.

En concreto, el incidente se registró en torno a las 2.51 horas de ayer, en un inmueble ubicado en la calle Conde Don Vela, a la altura del número 1. Al parecer, y según informaron fuentes del Parque de Bomberos, la mujer, que en el momento de los hechos se encontraba sola en su domicilio, dejó olvidada una cazuela al fuego y se acostó. A medida que el humo de la comida quemada se fue haciendo más intenso, empezó a salir por la ventana de la cocina y a afectar al patio interior de la comunidad de vecinos. Fue en ese momento, cuando uno de los residentes del inmueble se percató de la humareda y dio la alarma al resto de los inquilinos, que avisaron a la mujer y también a los Bomberos de Salamanca. Finalmente, en el lugar, los efectivos trasladados apenas tuvieron que intervenir, salvo para efectuar las habituales labores de ventilación del inmueble, ya que la afectada ya había apartado la cazuela del fuego.

Afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales, tan sólo materiales, ya que la cocina quedó inundada por el humo, que afectó a los muebles, las paredes y el techo de la cocina. Precisamente, gracias a que la puerta de la cocina estaba cerrada, el humo no se propagó por el resto de la vivienda y la mujer no resultó intoxicada.

Además de esta intervención, los Bomberos de Salamanca también acudieron ayer, en torno a las 4.18 horas, a la Iglesia de San Julián, ubicada en la plaza de Sexmeros, ante el desprendimiento de un “trozo considerable” de piedra de Villamayor. En concreto, la parte afectada ha sido una de las esquinas del tejado de la ermita, que da hacia la plaza de Sexmeros y que estaba afectada por las filtraciones de agua. En el lugar, la Policía Local valló la zona afectada y los Bomberos retiraron las tejas sueltas para evitar futuros desprendimientos.