“Un viernes menos manteniendo las protestas y la voz de los indignados”

Sindicatos de CCOO y CSI-F se preparan para la manifestación del próximo viernes en la que se espera que el Consejo de Ministros haya aprobado otra nueva reforma económica "a espaldas de los ciudadanos"
Como todos los viernes de este mes de agosto, los sindicatos vuelven a paralizar el tráfico de la Gran Vía y de la zona de los hospitales de Salamanca, manteniendo las protestas, manteniendo la voz de la indignación de todos los trabajadores y de toda la sociedad, manifestado en este caso, por los empleados públicos “que están siendo paganos de toda esta situación y de toda esta ineficacia”, expresaron sindicalistas de CCOO y CSI-F esta mañana en las puertas de la subdelegación del Gobierno.

Emilio Pérez, secretario provincial de CCOO en Salamanca, pidió al Gobierno que se negocie el Plan Prepara, “que no solo se incremente hasta 450 euros sino que se tenga en cuenta el PREM, que es el índice del valor de los precios y salarios. (En este caso se estaría hablando de que fuera como mínimo una cuantía de 532 euros). A partir de ahí que dejara de ser un subsidio y que se convierta en una prestación indefinida. Que se planteen los itinerarios de control de empleo y los programas de formación suficientes como para que quien cobre ese subsidio, que tiene que ser una prestación, consiga tener un puesto de trabajo, pero que se haga a través de los servicio públicos de empleo", expresó el sindicato de CCOO.

Por otra parte, José Manuel de León, presidente de CSI-F en Salamanca, explicó que puesto que este mes de agosto, es un mes suave, de aterrizaje, “todo se está negociando por la espalda, pero ya se está viendo claramente todo lo que es el deterioro de los servicios públicos en este país. No se puede consentir que una ministra haga un planteamiento con respecto a subsidios del Plan Prepara diciendo que habrá que quitárselo a unos para dárselo a otros, eso es una aberración en cuanto al calado social que tiene este Gobierno”, afirmó el portavoz del sindicato.

Al parecer el Consejo de Ministros está posponiendo una nueva reforma económica, que sería la cuarta en lo que va de año. “No es admisible que se cuelguen una medalla diciendo que en esta reforma financiera se va a reducir de 600.000 euros de salario de los miembros de los consejos de administración a 500.000, eso es una aberración. Eso es reírse de la ciudadanía y de las personas más humildes de éste país”, declaró Emilio Pérez.

También añadieron los sindicalistas que se está viendo ya lo catastrófico de las no contrataciones en el personal sanitario. "Nos acercamos al mes de septiembre, al inicio del curso escolar, y se va a ver las aberraciones de los más de 1.500 interinos que sólo en Castilla y León se van a dejar de contratar este año y como todo eso va a suponer una pérdida de la calidad de los servicios que los ciudadanos están recibiendo y a cambio de eso, ¿qué vemos? Absolutamente nada. No vemos la desaparición de ninguna de las más de 6.000 empresas públicas, organismos autónomos y fundaciones que existen en este país, un 80-85% de los cuales no sirve más que para enmascarar los sueldos dobles y triples de los políticos, financieros y banqueros", concluyó José Manuel de CSI-F.