Un vecino protesta porque las obras de pavimentación de la calle le “entierran” su casa 27 centímetros

El ingeniero de la obra señala que esta medida se ejecuta para que el bordillo haga “de tapón” al agua y no entre en las casas
Joaquín Paredes, vecino de la localidad salmantina de Calvarrasa de Abajo denuncia que las obras de pavimentación de las calles de este municipio “entierran” su casa 27 centímetros. “Me he puesto en contacto con el Ayuntamiento y nada, porque me ha derivado a la Diputación, donde tampoco me han sabido decir nada. Luego hablé con el jefe de obra que está ahí y señaló que no pasa nada por hacer las aceras menos altas”, señala.

El problema de este vecino y el de otros de esta localidad es que las ventanas de su casa son muy bajas y si la acera se sube 27 centímetros por las obras, “todo el mundo que pase va a ver el interior de mi vivienda y creo que no es de recibo siempre que no pase nada por cambiar este aspecto de las obras”, destaca.

Asimismo, Paredes ha hablado con el ingeniero que lleva la obra, “que es particular, pero me ha dado largas cada vez que he intentado hablar con él y no me ha sabido decir por qué es necesario que la acera sea tan elevada”, apunta.

Además, en la jornada del viernes a las 08.00 horas, cuando los trabajadores empezaban su trabajo, paredes se colocó en su puerta diciendoles que "no permitía que nadie tocara mi fachada. A los 30 minutos se personó la Guardia Civil y me identificaron. Les explico el porqué de la situacion, a lo que me responden que no puedo entorpecer el trabajo, y me acompañan a ver al alcalde de nuevo, el cual nos repite lo mismo que la ultima vez , no es cosa mía , sino de Simón Pérez , que es el ingeniero responsable de esa obra. de nuevo, vuelta a cosa con la moral por los suelos", declara.

No obstante, este diario se ha puesto en contacto con Simón Pérez, ingeniero que supervisa la obra y ha señalado que es “importante que el bordillo tenga esa altura para evitar que el agua pueda entrar en las casas y hacer así de tapón, aunque entiendo perfectamente que a este vecino le moleste que su ventana esté tan cerca del suelo y que la gente pueda ver todo lo que hace dentro de su casa, pero la razón es ésta, nada más”, señaló.

Cuestionado sobre si es posible que la acera baje de nivel, Pérez señaló que por el momento “no vamos a hacer nada y se va a dejar como está porque es necesario para evitar males mayores”, dijo. Lo que sí harán es rebajar el bordillo en la entrada de la casa, “pero nada más”.

Las obras de pavimentación de las calles del pueblo corresponden un 70% a la Diputación y un 30% al Ayuntamiento de la localidad que tampoco “hace nada al respecto y nos ha derivado a la Diputación”, dijo.

El alcalde de Calvarrasa de Abajo es Ángel Curto (PSOE) y ha señalado al vecino afectado que la Diputación es la responsable de estas obras y le remitió a esta institución provincial.