Un unionista cede el testigo a otro Unionista

DE SITO A JORGE. La UDS es el club de la vida de ambos, aunque el ‘Gordo’ acumula un largo bagaje
T. S. H.

Jorge D’Alessandro es, desde ayer, nuevo entrenador de la Unión Deportiva Salamanca. Firma por una temporada y hoy mismo se pondrá al frente del que ha sido, como en el caso de Sito, su equipo de toda la vida, pese a que en su caso acumula una larga trayectoria y ha pasado por diferentes conjuntos tanto de Primera como de Segunda.

Amante del fútbol, concienzudo en su análisis hasta la médula, Jorge D’Alessandro no se sienta en un banquillo desde que fuera relevado como entrenador en el Rayo Vallecano, allá por la temporada 2003-2004, pero sus ganas de volver a vestirse de chándal son evidentes –de hecho hace una semana estuvo cerca de fichar por el Real Valladolid–, y todo han sido facilidades a la hora de ponerse al frente de la UDS para conseguir su salvación. Ayer, pocas horas después del cese de Sito, cerraba su vinculación contractual e inmediatamente se ponía a trabajar. Amable, atendió a este medio en varias ocasiones en el día de ayer, incluso a su salida del Helmántico, pero prefiere dejar las valoraciones sobre esta nueva etapa para la presentación de hoy, que será cuando concrete los detalles de su incorporación. Entonces será cuando diga en público lo que ayer ya comentó en privado, que se siente más que responsabilizado pero muy feliz por volver a hacer lo que es su pasión: Entrenar. Ayer mismo tomó su primera decisión como técnico: Llamar a todos los jugadores y convocarlos para entrenar hoy. Será entonces cuando la inmensa mayoría del vestuario blanquinegro –de su anterior etapa y de su paso por el Mérida conoce a Quique Martín–, se encuentre con su nuevo reactivador.

Durante el tiempo en que no ha estado en la primera plana de los banquillos, D’Alessandro ha trabajado vinculado al mundo del fútbol como comentarista y analista técnico en varios medios de comunicación. Precisamente en uno de ellos, en el programa Punto Pelota de Intereconomía, aseguró el pasado domingo que hará lo posible y lo imposible para salvar a la UDS. El trabajo para conseguirlo comienza hoy.