Un total de 456 familias salmantinas recibe ayuda de la Junta para evitar desahucios desde octubre de 2012

Así lo señala el delegado territorial de la Junta en Salamanca

Un total de 456 familias ha acudido desde octubre de 2012 hasta la actualidad a los servicios dependientes de la Junta de Castilla y León para pedir ayuda y tratar de evitar los desahucios de sus viviendas.

 

Según ha explicado el delegado territorial en Salamanca, Bienvenido Mena, la clave para el éxito en la mayoría de las intervenciones ha sido poner en conocimiento de los técnicos el caso antes de los primeros impagos y luego recibir asesoramiento, orientación y búsqueda de la recomposición económica.

 

Sobre los datos concretos, Mena ha destacado que más del 93 por ciento de los casos se han cerrado con éxito, y de ellos 36 fueron solventados sin necesidad de mediar con las entidades financieras.

 

Del total de afectados, se produjo una reestructuración de la deuda en el 76 por ciento y la dación en pago se ejecutó en el 7 por ciento, también se produjo una mejora de las condiciones económicas de las familias en el 5,4 por ciento, lo que les llevó a evitar otras actuaciones.

 

Asimismo, en el 11 por ciento se llegó a acuerdos de “no alzamiento” pero once familias no alcanzaron un pacto final que les permitiese cerrar con éxito el proceso, aun así se integraron en la red de recursos de protección de las familias.

 

Estos datos los ha dado a conocer el delegado durante su visita a la oficina de atención a personas en riesgo de desahucio en la ciudad de Salamanca, en la que colabora junto con el Ayuntamiento local, y donde ha estado acompañado del alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco.

 

AYUDAS EN LA CIUDAD

 

Para las ayudas que se ofrecen desde esta oficina salmantina, el alcalde Fernández Mañueco ha anunciado que el Presupuesto de 2015 consignará 600.000 euros, frente a los 531.146 de este año, para apoyar a “quienes peor lo están pasando” a pagar el alquiler de su vivienda, hacer frente a cuotas hipotecarias vencidas para evitar un desahucio o  la compra de productos de primera necesidad

 

 

A lo largo de este mandato, el Ayuntamiento ha ayudado a más de 2.300 familias que atraviesan o han atravesado dificultades económicas, ha aseverado Fernández Mañueco durante la visita.

 

En este mismo acto, el alcalde ha afirmado que ninguna de las 262 familias atendidas en la ciudad ha sido desahuciada por ejecución judicial y ha destacado que el objetivo del Ayuntamiento es “garantizar un techo” a todas las familias gracias a la solidaridad y en coordinación con asociaciones e instituciones, como la Junta de Castilla y León. 

 

OFICINA DE APOYO

 

 

Esta oficina, que comenzó a funcionar hace casi dos años,  informa y asesora a las familias, a la vez que realiza una intermediación “directa” con las entidades financieras, y trata de buscar soluciones adaptadas a la capacidad económicas de la personas con dificultades.

 

Este servicio de intermediación y asesoramiento se completa con una línea de ayudas económicas extraordinarias para familias en situación de emergencia, con todos sus miembros en paro, con escasos ingresos y que no puedan hacer frente al pago de la hipoteca.

 

Estas ayudas se destinan, por ejemplo, al pago temporal de la cuota hipotecaria, para que la cuantía libre de que disponen las personas les garantice atender sus necesidades básicas, o a los gastos ordinarios de renovación de préstamos hipotecarios o resolución de los mismos en caso de dación en pago (tasación, notaría, gestoría y registro).

 

También pueden financiar la puesta al día respecto a cuotas vencidas cuando esta deuda imposibilite los acuerdos con las entidades bancarias o el levantamiento de embargos de pequeña cuantía anotados como cargas registrales que impidan la renovación del préstamo hipotecario.

 

Desde la puesta en marcha de esta nueva línea de ayudas el pasado año, el Ayuntamiento ha ayudado con 179.000 euros a casi 90 familias, ha añadido el alcalde de la ciudad.