Un total de 360 alumnos acceden a los cursos de la Sánchez Ruipérez

Desarrollo rural. 24 municipios salmantinos se verán favorecidos por la renovación de un convenio con La Salina que ya alcanza su cuarta convocatoria y al que este año se han destinado 33.000 euros
lorena lago

Un total de 360 personas se beneficiarán de la nueva oferta de cursos que la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) impartirá en 24 municipios. Gracias a la renovación del convenio entre la FGSR y la Diputación de Salamanca, cuyo presupuesto asciende este año a 33.000 euros, trabajadores y desempleados residentes en el medio rural tendrán la oportunidad de acercarse a la informática y las nuevas tecnologías en sus propias localidades. Con un total de 550 horas lectivas, 25 por curso, hasta quince alumnos por municipio y curso conocerán los programas básicos relacionados con la Ofimática, la gestión empresarial, el diseño gráfico, y los usos del correo electrónico e internet.

El director general de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Antonio Basanta, quiso ayer reconocer “el esfuerzo, la valentía y el compromiso de la Diputación de Salamanca para mantener una apuesta que supone una renovación del compromiso con los ciudadanos, en un momento en el que la crisis también ha llegado a las diputaciones”.

Asimismo, Basanta mostró su satisfacción, tras menos de cuatro años de trabajo del CITA, del que manifestó, “está cumpliendo y superando sus expectativas. Estamos obteniendo unos frutos que están muy por encima de lo que cabría esperar lo que nos lleva a pensar en proyectos mucho mayores, como el que vamos a impulsar en Madrid y que será un gran centro en el que queremos que la Diputación, Salamanca y sus ciudadanos estén muy presentes”.

El progreso de los e-Book
Desde que iniciara su andadura, los alumnos que han pasado por el CITA se han multiplicado de 1.700 a 3.300 sólo en la categoría de enseñanza on line. De igual manera, y cumpliendo con su objetivo de adaptarse a los nuevos avances, “el CITA se ha lanzado al proyecto de investigación más ambicioso, los e-books, con lo que hemos abierto una nueva frontera que une las formas de lectura habituales con otras nuevas que van a modificar algunas conductas lectoras”.