Un test genético realizado al nacer podría predecir el éxito en la vida de una persona

Genetica detail

¿Podremos averiguar cómo se comportará un bebé en el futuro a través de un test genético? Parece que sí, según algunos estudios. 

Dos nuevos estudios sobre el ADN tratan de dar respuesta y apuntan a que, efectivamente, se puede predecir el éxito de la vida de una persona mediante una prueba genética realizada al nacer.

 

Los estudios, según recoge la publicación 'Research Digest', de la Sociedad Británica de Psicología, utilizarían la investigación del genoma de grupos de población para ver las variaciones que se han producido en las personas en función de los rasgos biológicos con los que cuentan. Así, se pueden establecer diferentes grupos según el impacto de los genes en el comportamiento.

 

El primer estudio, llamado La genética del éxito, ha seguido a mil personas en Nueva Zelanda desde su nacimiento hasta los 38 años y ha determinado que permite se pueden reconocer, por ejemplo, qué marcadores genéticos aportan la misma información. En este sentido, los niños con más genes vinculados con la educación aprendieron a leer más rápido y obtuvieron mejores resultados en las pruebas de inteligencia, pero también tenían más probabilidades de ir a la universidad o de conseguir un trabajo en el extranjero.

 

Estas predicciones, no obstante, eran bastante débiles dado que los marcadores genéticos explican el uno o el dos por ciento de las variaciones sobre cada característica y resultado. Sin embargo, un segundo estudio ha sido capaz de mostrar una variación del 9,1 por ciento en la nota del Certificado General de Educación Secundaria (GCSE) en Reino Unido, un examen realizado a los alumnos de 16 años, utilizando como muestra a 4.300 adolescentes.

 

Una prueba que, para Selzam y su equipo supone “un punto de inflexión en las ciencias sociales y en el comportamiento”. Aunque se trate sólo de un paso inicial, desde 'Research Digest' se plantean si es posible que una acumulación mayor de información permita a la larga seleccionar a los niños para distintos tipos de educación en base a pruebas genéticas, algo que, por el momento, no ven factible.