Un tanto de David Villa le vale al Barça para despachar al Sporting

Un gol de David Villa le alcanzó al Barcelona para despachar al Sporting de Gijón en un partido de ritmo espeso, incómodo para el conjunto de Guardiola, que no encontró su mejor versión, falto de la chispa y la velocidad que acredita en sus mejores días.El Sporting, competitivo en defensa aunque inédito en ataque, no puso en demasiados apuros al Barcelona, circunstancia que permitió al equipo catalán anotarse una victoria que no pasará a la historia.
efe

En ausencia de Messi, Guardiola retocó ligeramente su dibujo, con Iniesta por detrás de Villa y Bojan, dos delanteros puros a los que sin embargo les costó asociarse, mezclar y colarse entre la telaraña del rival. No encontraba manera el Barça de filtrarse en el esquema del Sporting, un 4-4-2 clásico pero eficaz por la solidaridad de sus jugadores, dedicados a achicar agua con las líneas muy juntas, ahogando el juego azulgrana y cerrando los pasillos interiores.

Guardiola no tardó en mover las piezas. En el descanso prescindió de Keita, diluido entre las líneas de presión del Sporting, intrascendente, para devolver a Iniesta a la medular y colocar a Pedro como extremo derecho. El Barça perdió músculo, pero ganó velocidad y capacidad de asociación.

Siguió agitando el árbol el equipo azulgrana y la fruta cayó a los cuatro minutos de la reanudación. Villa explotó el hueco entre el central y el lateral, Alves leyó el desmarque y el Guaje, fiel a su costumbre, marcó contra su Sporting. Fin a una racha de 140 minutos sin marcar en Liga en el Camp Nou, fin a la ansiedad de Villa por reencontrarse con el gol.