Un salmantino, imputado por "homicidio imprudente" al abandonar a dos montañeros con "graves síntomas de hipotermia"

Se trata de F.J.H.H., de 49 años, natural de Salamanca y vecino de Bilbao.

El grupo de montaña (GREIM) de la Guardia Civil ha imputado al responsable de una expedición por homicidio imprudente tras la muerte de una montañera en la Sierra de Gredos en la tarde del Viernes Santo.

  

En un comunicado, la Benemérita ha informado de la imputación de F.J.H.H., de 49 años, natural de Salamanca y vecino de Bilbao, responsable de un grupo de montaña compuesto por 19 montañeros llegados desde el País Vasco, por la comisión de un supuesto delito de homicidio imprudente al "abandonar a dos miembros de su grupo con graves síntomas de hipotermia durante la realización de una ruta por la Sierra de Gredos resultando fallecido uno de ellos".

  

El hecho ocurrió el día 29, cuando a las 18.18 horas un grupo de cinco montañeros de Sevilla avisó al 112 de haber encontrado a un montañero en el Puerto del Peón, término municipal de Hoyos del Espino, a 2.060 metros, en estado inconsciente por hipotermia severa e hipoglucemia.

  

Fue rescatado, a las 20.21 horas, por especialistas del Greim (Grupo de Rescate e Intervención en Montaña) y un helicóptero de rescate del 112 de Castilla y León, tras lo que entró en coma, siendo trasladado al Hospital Nuestra Señora de Sonsoles.

  

Una vez que el helicóptero dejó al accidentado en el helipuerto, se recibió una llamada de 112 Castilla y León, comunicando que también había una mujer con hipotermia del mismo grupo de montañeros.

  

Con apoyo por helicóptero de rescate del 112 de Castilla y León, a las 21.10 horas fue rescatada I.U.M., de 39 años y vecina de Murguía (Vizcaya), que fue evacuada al helipuerto de Hoyos de El Espino, donde una ambulancia intentó estabilizar a la accidentada, que presentaba hipotermia severa, entrando en coma.

  

Recibió reanimación cardiopulmonar durante más de tres horas y durante el viaje a Ávila, momento en el que falleció.

  

Ambas llamadas fueron de los integrantes de un grupo de montañeros sevillanos que hacían la misma ruta y que hallaron a la mujer a unos 500 metros del anterior.

  

Estos montañeros fueron acompañados hasta la parte baja del Puerto del Peón, y luego en vehículos oficiales hasta su coche, dado que presentaban síntomas de agotamiento e hipotermia leve, sin que necesitasen asistencia médica.