Un robot minimiza los efectos secundarios y garantiza efectividad en el cáncer de próstata

Ignacio Moncada, experto en cirugía robótica de Urología del hospital Universitario de Zarzuela en Madrid (Foto: Chema Díez)

Dos expertos han visitado Salamanca para explicar los últimos avances en el tratamiento del cánce de próstata entre los que se incluye un robot que facilita la operación y minimiza los riesgos. Castilla y León aún no posee uno de ellos ni en sanidad pública ni privada.

El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres, por lo que su detección precoz y su tratamiento posterior adquieren una relevancia especial.

 

Por este motivo, dos expertos han presentado en Salamanca la última tecnología plicada a este tipo de operaciones, que no es otra que el hecho de exterminar el tumor mediante una técnica robótica aplicada a la sanidad y que ofrece resultads muy positivos a este respecto.

 

Al menos eso es lo que ha indicado el doctor Ignacio Moncada, experto en cirugía robótica de Urología del hospital de Zarzuela de Madrid, quien ha visitado Salamanca para explicar el funcionamiento del robot Da Vinci, junto a los creadores de este avance tecnológico, la empresa Palex.

 

Así, Moncada ha aseverado que la técnica Da Vinci se basa en "afinar lo máximo posible para garantizar menos efectos secundarios en el paciente", explica. Además, este robot se trata de un sistema que maneja el propio "cirujano mediante unos mandos facilitando la labor y la técnica mediante unos aspectos básicos: es una técnica no invasiva, elimina el temblor y garantiza precisión, visión en 3D y se logran mejores resultados".

 

 

Esta técnica es el siguiente paso a la cirugía laparoscópica (la primera es la invasiva) "pero existe un menos control y los efectos secundarios son mayores. O lo que es lo mismo, con el robot Da Vinci, la recuperación de la continencia urinaria es rápida y la vuelta a la normalidas en las erecciones también al no invadir el sistema nervioso", aseveró.

 

En estos momentos, y según datos oficiales del Registro Sanitario, en España se realizan entre 10.000 y 12.000 intervenciones de cáncer de próstata pese a los 22.000 casos que se diagnostican cada año (tratados mediante otras terapias). Del total de casos operados, el 56% es mediante vía abierta, el 26% mediante laparoscopia y el 18% mediante esta innovadora técnica robótica.

 

Una intervención con este tipo de técnica cuesta un mínimo de 18.000 euros, dependiendo del médico que la ejecute.

 

Además, en España existen 26 robots de este tipo en sanidad pública y privada, de los que 6 están en centros del País Vasco. Castilla y León es una de las comunidades españolas que no cuenta con esta técnica innovadora cuyo coste asciende a dos millones de euros más el mantenimiento aunque cuantas más operaciones hayas más se amortizará, "igual que los días que debe estar ingresado en un hospital".

 

De hechom, mediante esta técnica, el paciente está en el hospital entre dos y cuatro días y con el resto de cirugías entre 7 y 8. Otras comunidades que no cuentan con este robot son: Extremadura, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha, Canarias y Asturias.