Un respeto para los que hacen posible este periódico

 
Algunos llevan más de dieciséis años queriendo cerrar este periódico, pero lo cierto es que en este tiempo TRIBUNA DE SALAMANCA ha sido referencia y pionero en numerosos aspectos de enorme relevancia: internet, diseño, creatividad, independencia... pero sobre todo ha contribuido a la defensa del derecho a la información, la libertad de expresión y el desarrollo de una provincia como ésta muy necesitada de pluralidad y participación. No vamos a descubrir las dificultades económicas de esta empresa periodística, quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, o mejor, que se preocupe de resolver sus propios problemas en vez de contribuir a empeorar los de los demás. Pero lo que resulta especialmente inadmisible e impresentable es que algunas personas se dedicaran el jueves a difundir la falsa noticia de que TRIBUNA ya no estaría hoy en la calle, ocasionando un grave perjuicio para quienes hacen posible cada día que estas páginas lleguen a sus manos, pero sobre todo faltando gravemente al respeto a los trabajadores y colaboradores que siguen creyendo en su oficio y se dejan la piel para ejercerlo en las condiciones más adversas. La fecha del cierre de este diario está por determinar, y ojalá siga así por muchos años, pero en cualquier caso será el editor de TRIBUNA DE SALAMANCA quien lo decida, y no cuatro elementos faltos de ética y profesionalidad y movidos por oscuros intereses.