Un Real Madrid en cuadro y sin Cristiano Ronaldo ante la ‘maldición de Riazor’

DENEGADA LA CAUTELAR. El Comité de Disciplina desestima el recurso del equipo blanco.
EFE

El estadio de Riazor será el foco principal de atención en la vigésima jornada de Liga, con la llegada del Real Madrid para enfrentarse al Deportivo, porque en caso de derrota madridista, y de victoria azulgrana en El Molinón, se abriría entre ambos un abismo de ocho puntos.

La expulsión de Cristiano Ronaldo y su posterior sanción, han ocupado toda la semana futbolística, dejando en un segundo plano el partido de Riazor, cuando la trascendencia de ese encuentro puede ser fundamental para el devenir de la Liga. Las lesiones, muchas en ambos conjuntos, los debates y las circunstancias quedarán aparcadas a las diez de la noche, cuando el balón comience a rodar en Riazor.

El Molinón también tendrá su cuota de protagonismo. El feudo sportinguista fue asaltado el pasado domingo por el Racing y dos derrotas seguidas en casa pueden suponer un cambio de tendencia en la buena campaña que estaban realizando los astures. El Barcelona todavía no ha perdido ningún partido en la competición y sólo ha concedido tres empates como visitante. Además, el partido se juega dos horas antes que el de La Coruña y su resultado puede contribuir a meter presión a los madridistas.

Sevilla, ya semifinalista de Copa del Rey, y Valencia se miden para esclarecer la zona europea de la clasificación. El Sánchez Pizjuán todavía no sabe a qué carta quedarse con su equipo, que alterna brillantez con unos tonos grises preocupantes para su afición.

Por los bajos fondos de la clasificación, Tenerife y Zaragoza, ambos en puestos de descenso, dirimen un partido trascendental para su futuro, mientras que el farolillo rojo, el Xerez, recibe a un Mallorca dispuesto a defender su puesto en Liga de Campeones.