Un punto que marca el camino

No ganó la UDS, pero lo mereció. En la clasificación vale igual el punto cosechado sobre el barro del Carlos Tartiere que cualquier otro pero dando un paso más allá la Unión ofreció más que el Oviedo.

Poco se podía esperar de un encuentro que se tenía que disputar sobre un césped inaceptable para cualquier categoría de fútbol profesional. Triste que equipos históricos como el Oviedo y la UDS se tengan que ver en la tesitura de desenvolverse en un terreno así, impropio si se habla de dos conjuntos que apuestan por el fútbol de toque y combinativo.

 

Con la situación así, tocaba apostar a otra cosa y la UDS lo hizo a juntarse bien atrás, tratando de conceder lo mínimo, para intentar encontrar su oportunidad a lo largo de los 90 minutos. Con esa carta de presentación le cedió el balón al Oviedo que durante los primeros 20 minutos tuvo el absoluto dominio del esférico pero sin encontrar fisuras en la ordenada zaga visitante. El riesgo es que si el rival tiene el balón también puede obtener resultado de cualquier acción aislada o a balón parado y así fue como los locales pusieron a prueba por primera vez a Moreno, en un saque de esquina.

 

Reaccionó bien el portero de la Unión que minutos después, y justo cuando parecía que su equipo empezaba a pisar más el campo contrario, tuvo que volver a intervenir para realizar un paradón antológico a un no menos espectacular disparo desde fuera del área de Owoma. El esférico buscaba la cruceta y Moreno voló para desviarlo lejos de su marco.

 

Tras esa oportunidad, en el minuto 25, pareció que la UDS quiso reclamar un mayor protagonismo en el partido y estiró ligeramente sus líneas. Presionando bien, recuperaba rápidamente el balón, aunque arriba Igor y Borja Sánchez aparecían muy sólos y apenas podían desequilibrar a la nutrida zaga local. El duelo alcanzaba el minuto 40 cuando llegó la mejor oportunidad para los charros. Primero centró Moreira desde el lateral sin que Faría, que se había incorporado a un saque de esquina, pudiera cabecear, y desde el lado contrario recogía el balón De Lucas para volver a colgarlo hacia el área y encontrar la cabeza de Igor, que remató fuera por poco.

 

Acabó el Salamanca con mejores sensaciones el primer tiempo y lo confirmó en la segunda mitad. Pese a que le tocaba atacar sobre la zona del campo que estaba en peores condiciones, el equipo salmantino llegó más y con mucho más peligro que el equipo local. No había pasado ocho minutos e Igor De Souza ya había puesto a prueba, y de qué manera, a Barrio y sobre el 70 el que gozó de una clarísima oportunidad Faría, que cabeceó muy flojo cuando tenía todo a favor en el área pequeña. Cierto es que entre medias el Oviedo tuvo un lanzamiento al palo, pero fue una gota de agua en la que fue la marea salmantina durante esos 45 minutos.

 

Faría de nuevo pudo aprovechar un balón muerto tras un saque de esquina y cuando apenas restaban ocho minutos para el final el colegiado optó por lo fácil y no se atrevió a señalar un penalti clarísimo sobre Javi H. Los cambios esta vez sí le dieron al equipo un punto más de intensidad y con ese empuje siguió buscando la Unión la portería del Oviedo pero entre Barrio y el barro frenaron todos los balones y la pelota no acabó por hacer justicia.

 

0 REAL OVIEDO: Dani Barrio, David Fernández, Álvaro, Aitor Sanz, Iker Alegre, Diego Cervero (Sol, min. 77), Pepe Diez (Casares, min. 72), Xavi More, Cerrajería (Héctor, min. 52), Owona y Mantovani

 

0 UD SALAMANCA: Raúl Moreno; Zubiaurre, José Rodríguez, Faria, Fuster; Lázaro (Víctor Andrés, min. 85), J. Ángel; De Lucas (Javi H., min. 69), Moreira (Rubén García, min. 79), Borja; Igor

 

ÁRBITRO: Hermosillo Alaña, del colegio riojano. Mostró cartulina amarilla a los locales Aitor Sanz, Owoma y a los unionistas Faria, Zubiaurre, Víctor Andrés

 

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada 24 de Liga disputado en el Carlos Tartiere.