Un puñetazo sobre la mesa

Perfumerías Avenida dio ayer un verdadero puñetazo sobre la mesa en la que se disputa la Liga regular e incluso algo más. Algo más porque la victoria de ayer es más importante de lo que parece al haberse fraguado en la Fuente de San Luis, ante un rival directo por el título nacional y porque ése mismo será el último obstáculo que tengan las salmantinas para llegar a la final de la competición continental en menos de un mes.
isabel de la calle

De hecho, Laia Palau lo señaló así tras el encuentro:“No me gusta perder, pero menos en casa y todavía menos contra Perfumerías”. Más claro, el agua.

Hay que reconocer, sin embargo, que la diferencia final del encuentro no es la real entre estos dos equipos. Sobre todo porque a Ros le faltaba su principal referencia en la pintura –Rebbekah Brunson– y porque en los últimos minutos el equipo valenciano bajó los brazos y la renta de Avenida terminó en el pico más alto del encuentro.

El inicio del choque, sin embargo, no daba a entender que finalizaría así, ya que el conjunto valenciano terminó por delante en el marcador al acabar los diez primeros minutos (19-16), a pesar de que las de Nejková no pudo contar con Reis (operada de rotura de ligamentos), ni con Brunson, con tendinitis.

Erika de Souza fue el puntal ofensivo de las charras en los primeros minutos, aprovechando los espacios que Sancho Lyttle dejaba al alejar a su defensora y la superioridad física que tiene sobre la española Cindy Lima.

Antes de terminar este primer cuarto llegaba el primer contratiempo de ambos equipos en forma de faltas, ya que tanto Palau como Torrens cometían su segunda personal, que las llevaba al banquillo para que Nuria Martínez e Isa Sánchez las sustituyeran.

Avenida, a pesar de entrar por debajo en el segundo cuarto, enseguida volvió a equilibrar la balanza ayudado por una zona en defensa que le dio buenos resultados.

En estos minutos, además, comenzó a aparecer la mejor versión de Silvia Domínguez. La capitana perfumera no pudo elegir mejor momento para firmar un grandísimo partido sin dar opción a sus pares valencianas en defensa y mandando con criterio en ataque. Su trabajo sobre Palau durante todo el partido fue para enmarcar.

El ritmo, pues, lo seguía poniendo Salamanca, aunque en la reanudación las locales se pusieron a sólo cuatro puntos (40-44) gracias a un buen trabajo de Lima sobre Erika y a la supremacía de Ros en el rebote defensivo durante estos minutos en los que las defensas prevalecieron sobre los ataques.

En el último y definitivo parcial, al que Avenida entró con ocho puntos de renta (49-57), apareció Alba Torrens, cuyo protagonismo se vio apagado por las faltas. Nada más comenzar el cuarto, en el minuto tres, la mallorquina anotó un triple y dos tiros libres tras una antideportiva de Katie Douglas que fueron definitivos para el devenir del choque. Avenida lograba su máxima renta hasta el momento (49-64, +15) y daba la impresión de que el choque había terminado. Ros comenzó a defender en toda la cancha y las charras, a realizar ataques largos para dormir el encuentro, lo que no hizo más que aumentar la renta salmantina hasta los 23 puntos del final.