Un psicólogo de la Armada mata a su hija de 12 años de un disparo y luego se suicida

La mujer del fallecido y madre de la menor se encontraba en casa en el momento de los hechos.

Un militar en activo de 56 años, R.G.H., ha acabado en la mañana de este lunes con la vida de su hija de 12 años, tras dispararle con un arma de fuego, suicidándose posteriormente en el domicilio familiar situado en el número 38 de la avenida de Portugal de la capital gaditana.

 

La principal hipótesis con la que trabaja la Policía Judicial es la del homicidio, disparando primeramente el padre a la hija, Ana G.C., y posteriormente suicidándose, según detalla en un comunicado la Policía Nacional.

 

La mujer del fallecido y madre de la hija, que se encontraba en la casa en el momento de los disparos, ha sido trasladada hasta la Comisaría Provincial de la capital gaditana para prestar declaración.

 

El fallecido era el jefe de un gabinete de Psicología que la Armada tiene en San Fernando y no el Jefe de Psiquiatría del Hospital Militar de San Carlos, como se había informado en un principio, cuyo titular es José Ildefonso Pérez Crureira.

 

En declaraciones a Europa Press, Cruceira ha detallado que el finado pertenece a uno de los dos gabinetes "extrahospitalarios" de Psicología que la Armada tiene en la provincia gaditana, además de otro situado en  Rota. Igualmente, ha precisado que no pertenecía a la plantilla del mencionado hospital y que estaba "en activo".

 

Según han asegurado a Europa Press fuentes policiales, no constan denuncias previas por malos tratos en el ámbito familiar o por violencia de género.

 

Los hechos han tenido lugar a las 10,00 horas, cuando la Sala Operativa del 091 de la Comisaría Provincial de Cádiz recibía un aviso del servicio de emergencias del 112 donde informaba de que una mujer había avisado al 061 dando cuenta del posible fallecimiento de dos personas por arma de fuego en un domicilio particular de la avenida de Portugal.

 

"En cuestión de dos minutos" se desplazaron hasta el lugar de los hechos varios indicativos de los Grupos de Atención al Ciudadano (Radiopatrullas) y un equipo de la Unidad de Protección y Reacción. Varias dotaciones sanitarias del 061 se encontraban ya dentro del domicilio, donde yacían sin vida un hombre de 56 años y su hija de 12 años, al parecer por disparos por arma de fuego.

 

La Policía Nacional acordonó la zona cortando el tráfico en toda la avenida Portugal hasta la llegada de Policía Local que se hizo cargo de descongestionar las vías adyacentes manteniendo cerrada la avenida hasta la finalización de las actuaciones judiciales.

 

En el lugar de los hechos se personó una comisión judicial formada por la jueza titular, Ministerio Fiscal, secretario judicial y un facultativo de Medicina Legal, todos ellos acompañados por agentes del Cuerpo Nacional adscritos la Unidad de Policial Judicial. Los agentes especialistas de Policía Científica también se personaron para realizar una inspección técnico policial así como la recogida de pruebas para su posterior estudio.

 

Tras el levantamiento del cadáver ordenado por la autoridad judicial, los fallecidos han sido trasladados hasta el Instituto Anatómico Forense, donde se les va a realizar la autopsia para determinar las causas de la muerte.