Un proyecto de la USAL señala la dificultad para emprender en España...

... en comparación con el Reino Unido, donde hay menos "trabas"

Un estudio llevado a cabo por estudiantes de la Universidad de Salamanca y de la Universidad de Leeds establece las diferencias entre el modelo de negocio familiar y la actividad emprendedora entre España y Reino Unido.

 

Este proyecto ha contado con la colaboración de Banco Santander, la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Salamanca y el ‘Leeds Entreprise Centre’ de la Universidad de Leeds.

 

Los resultados del estudio desarrollado por los estudiantes españoles Jorge Velerdas y Leyre Zaldívar y los británicos Kier Ferris y Fincham Michael sugieren una serie de diferencias existentes entre los países del estudio, que han sido recopilados para “proporcionar sugerencias y recomendaciones sobre cómo cada país puede beneficiarse de sus diferentes experiencias”.

 

En cuanto a las empresas familiares, los resultados de la investigación ofrecen una imagen similar entre el Reino Unido y España. Así, las dificultades de financiación son “similares” en ambos países, existe “reticencia” a la hora de vender participaciones en las empresas familiares, las decisiones empresariales se toman de forma “informal”, aunque esto sucede más en España que en el Reino Unido.

 

Además, tal y como recoge el estudio, en ambos países, aunque las empresas señalan que la flexibilidad va a ser la clave para continuar en el futuro, los empresarios “parecen centrarse únicamente en la calidad de producto en el día a día de su negocio”.

 

Sin embargo, la primogenitura parece más común en España que en el Reino Unido. Además, en España existe “un mayor esfuerzo en la internacionalización y la mayoría de empresas españolas”, al contrario que las inglesas, coinciden en los problemas que surgen a la hora de trabajar con el Estado. De hecho, todas las empresas españolas consultadas que han trabajado con el Estado han manifestado “tener problemas”, según la USAL.

 

EMPRENDEDORES

 

Respecto a los emprendedores, una de las diferencias encontradas es el mayor número de trámites burocráticos en España a lo hora de crear una empresa.

 

Asimismo, durante el crecimiento de la empresa, son también los españoles los que encuentran “más trabas” por parte del Estado. En relación con esto, el estudio señala que las empresas españolas cuentan con técnicas para anticiparse a los cambios del mercado, mientras que en el Reino Unido esta práctica no parece tan común, lo cual responde a ese entorno “más hostil” en el caso español, según los investigadores.

 

La investigación sugiere que España necesita más instalaciones para acomodar mejor la actividad empresarial mientras que los empresarios españoles deben implementar medidas para anticiparse a los cambios del mercado.

 

A pesar de la situación económica actual, los empresarios de ambos países mostraron “un gran nivel de optimismo”, ha destacado la Universidad de Salamanca.

 

En cuanto a las motivaciones, se encuentran “ligeras” diferencias, aunque en ambos casos se ve “una necesidad de independencia, inconformismo y necesidad de retos”, si bien los españoles son “más pasionales” en sus respuestas.  Sin embargo, los emprendedores británicos tienen “menor aversión” al riesgo y consideran sus decisiones “racionales y no tan arriesgadas”.

 

PROYECTO INTERNACIONAL

 

Los resultados de este estudio responden a la primera fase de un proyecto financiado por Santander Universidades Reino Unido en el que participan la Universidad de Leeds, a través del ‘Leeds Entreprise Centre’, y la Universidad de Salamanca, a través de la Cátedra de Empresa Familiar.

 

A través de este proyecto se posibilita que dos alumnos de cada centro realicen un intercambio que contribuye a su formación y a aportar nuevas visiones más internacionales sobre los modelos de negocio.