Un preso de ETA apuñala en el cuello a un funcionario de prisiones en Bélgica

Las autoridades de la prisión han abierto una investigación para determinar lo sucedido,
Un etarra que se encuentra en prisión en una cárcel de Bélgica ha apuñalado en el cuello a un funcionario de prisiones de este país, que precisó de varios puntos de sutura, ha informado el periódico belga 'La Derniere Heure'. La agresión se registró este fin de semana en Forest, centro penitenciario en el que se encuentran encarcelados los presuntos miembros de ETA Xabier Agirre Ibañez y Ventura Tome Quiroga.

Según el relato de dicho periódico, los hechos tuvieron lugar el mediodía del sábado cuando uno de los presos etarras pidió a un funcionario reunirse con la dirección del centro penitenciario. El presunto etarra -que no es identificado por este diario- sacó un cuchillo e hirió en el cuello al funcionario cuando éste le respondió que no era posible en ese momento acceder a su petición.

Las autoridades de la prisión han abierto una investigación para determinar lo sucedido, así como esclarecer la procedencia del arma blanca con la que el etarra hirió al funcionario.

Tome y Javier Aguirre fueron detenidos en Bruselas el pasado 28 de octubre en un apartamento de la capital belga que el segundo mantenía alquilado con documentación e identidad falsa. Fueron los primeros detenidos desde que la banda terrorista ETA anunció el cese definitivo de su lucha armada.

Ventura Tomé está pendiente de ser extraditado a España por una condena a 17 años por intentar asesinar a dos guardias civiles el 3 de abril de 1985 en Navarra. Vinculado al comando 'Saioa', tiene además otra condena de 22 años de cárcel por causar daños terroristas al colocar entre 1983 y 1984 varios artefactos explosivos en las localidades de Egea de los Caballeros (Zaragoza), Estella y Sangüesa (Navarra) y una tercera causa abierta en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional por un delito de pertenencia a banda armada.

En el caso de Aguirre Ibáñez, sobre el que también pesan dos órdenes de arresto europeas emitidas por la Audiencia Nacional y que permanece en prisión preventiva, la Justicia belga debe decidir todavía si abre un juicio de acuerdo con la legislación belga por delitos de falsedad documental y de identidad y por esconder a un terrorista prófugo, castigados con hasta cinco años de cárcel.

Ibáñez está imputado por dos jueces de la Audiencia Nacional por sendos actos de violencia callejera. Fernando Andreu le investiga desde 2006 por un delito de daños terroristas y tenencia de explosivos, mientras que Eloy Velasco tiene una causa abierta desde 2000 por daños terroristas y tenencia de sustancias inflamables e incendiarias.