Un preso asesta varias puñaladas a otro en el pecho y en la espalda

Topas. El recluso empleó para la agresión un pincho y la discusión pudo deberse a un paquete de tabaco. Más incidentes. En el mismo día, tres internos árabes atacaron gravemente a otro
e. g.

Un recluso del centro penitenciario de Topas fue apuñalado el pasado sábado en la espalda y en el pecho. Para la agresión, el autor empleó un pincho de fabricación casera, según informaron fuentes del sindicato Acaip.

Los hechos ocurrieron durante la tarde del pasado sábado, momento en que uno de los reclusos apuñaló gravemente a otro compañero de módulo. El autor le asestó varias puñaladas en el pecho y en la espalda empleando para ello un pincho de fabricación casera.

Según informaron las citadas fuentes, la puñalada que recibió la víctima en el pecho se produjo a “escasos centímetros del corazón”.

El interno fue trasladado de inmediato a la enfermería del centro penitenciario donde permanecía en el día de ayer dado la gravedad de las heridas sufridas. En esta ocasión, tanto el agresor como la víctima son de nacionalidad española.

El incidente se produjo en el módulo 12 y pudo haberse debido a una discusión por un paquete de tabaco, según las mismas fuentes.
Ésta no fue la única agresión que se produjo el pasado sábado. También por la tarde, tres reclusos de origen árabe agredieron de gravedad a otro preso, de nacionalidad española, en el módulo 5. Tras la agresión, los funcionarios de la cárcel se incautaron de varias armas, también de fabricación casera.

Este segundo interno herido también tuvo que recibir atención médica en la enfermería, aunque regresó a su celda después de realizarle las pertinentes curas.

Mientras, los agresores fueron aislados por el personal del centro que, debido a su rápida actuación, evitaron consecuencias más graves.

Debido a estos incidentes que se repiten con cierta frecuencia entre los internos del centro penitenciario de Topas, el sindicato Acaip denuncia de nuevo “las duras condiciones en las que desarrollamos nuestras funciones los trabajadores de la cárcel de Topas, cuya intervención en este tipo de incidentes suele hacerse con las manos desnudas, ya que no portamos ningún tipo de arma”. Según el citado sindicato “cada vez que se produce la intervención en uno de estos incidentes los trabajadores de Topas se juegan la vida. Y gracias a su actuación y al riesgo personal que en muchas ocasiones asumen, hay compañeros que han salvado la vida de internos que estaban siendo gravemente agredidos”, lamentan.

Por ello, critican que la Secretaría General de II.PP. “lleva más de cinco años sin dotar del personal necesario los CIS de Salamanca y Zamora, cuyos servicios se están cubriendo con personal de la plantilla de Topas, mientras que otros CIS construidos posteriormente y en otras provincias, si que han sido dotados de personal propio”.

Los funcionarios denuncian que además de “no dotarse la prisión del personal necesario para el número de internos que alberga el centro, hemos visto cómo aumentaba la carga de responsabilidad y de trabajo”. Desde Acaip reiteran que pese a sus condiciones de trabajo, “seguimos cumpliendo con nuestras funciones, a pesar de los compromisos incumplidos por el Gobierno y de la bajada de los sueldos”.

Hace algo más de dos meses, en el mes de marzo de este año, un preso con problemas psiquiátricos intentó estrangular a un funcionario. En esta ocasión, el interno le propinó un puñetazo en la cara y le cogió fuertemente del cuello intentándole ahogar.

También, el día 25 de noviembre del pasado año, un interno mató a otro de una puñalada certera en el corazón.