Un poco más cerca de conocer el nacimiento del astro rey

Un equipo de la Universidad de Monash, en Australia, ha investigado la fase prehistórica del sistema solar y los acontecimientos que llevaron al nacimiento del Sol.

Los profesores que dirigen este proyecto,  la doctora María Lugaro y el profesor Alexander Heger, emplearon la radiactividad para fechar la última vez que se añadieron elementos pesados como el oro, la plata, el platino, el plomo y otros de tierras extrañas a la materia del sistema solar por parte de las estrellas que los produjeron.

 

"Usando núcleos radiactivos pesados que se encuentran en los meteoritos en estas ultimas adiciones, entendemos mejor la prehistoria del sistema solar", dijo el doctor Lugaro, del Centro de Astrofísica de Mohash. "Ahora podemos decir con confianza que el último uno por ciento de oro, plata y platino se añadió a la materia del sistema solar aproximadamente cien millones de años antes del nacimiento del Sol", detalla este investigador del estudio, cuyos resultados se publican en 'Science'.

 

"El último uno por ciento de plomo y elementos de tierras raras, como los que componen nuestros teléfonos inteligentes, se adhirieron mucho más tarde, como máximo, 30 millones de años antes del nacimiento del Sol", agrega Lugaro, señalando que estos momentos concretos detectados abren nuevas oportunidades para entender la serie de acontecimientos que llevaron a la formación del Sol.

 

Algún tiempo después de la última adición de elementos pesados al Sistema Solar, la materia entró en un periodo de 'incubación', tiempo durante el cual se formó la guardería estelar (una nube molecular), donde el Sol nació junto con un número de otras estrellas.

 

"Ahora sabemos que este periodo de incubación no podría haber durado más de 30 millones de años. Esto nos ofrece la posibilidad de determinar la vida útil de la guardería estelar donde nació el Sol, lo maciza que era y cuántas estrellas han nacido allí juntas", valora el doctor Lugaro. "En última instancia, queremos tener una comprensión clara de las circunstancias del nacimiento de nuestra estrella y la prehistoria del sistema solar", añade.

 

"Entender los plazos y procesos que conducen a la formación de nuestro sistema solar es clave para relacionar el entorno de su nacimiento con el de otros sistemas planetarios en la galaxia", adelanta Lugaro. Según este experto, el equipo de investigación ahora busca en otros núcleos radiactivos pesados para obtener una mayor comprensión de la prehistoria del sistema solar y mejorar la exactitud y la precisión de la sincronización.