Un pequeño gesto cuesta mucho dinero…

Luz, agua, gas, alimentos o material escolar cuestan mĂĄs a partir del 1 de septiembre

La vida se miden en pequeños y grandes gestos, pero a partir de hoy, 1 de septiembre, costarán un poco más. Encender la luz, el gas, coger el coche, cortarse el pelo, irse de vacaciones… e incluso morirse, cuesta más dinero con la subida del IVA.

Casi 500 euros por hogar o familia; ĂŠse es el incremento medio al que deberĂĄn hacer frente los espaĂąoles con la subida del IVA por parte del gobierno espaĂąol y que entra en vigor a partir de hoy, 1 de septiembre de 2012.

Los sectores afectados son muchos, unos en mayor medida que otros, pero el gesto de encender la luz, un pequeño ‘clic’ costará un 3% cada mes, o lo que es lo mismo, dos euros más al mes. Si el recibo medio en España según la organización Facua ronda los 80 euros, en la actualidad será de 82.

Igual ocurre con el gas, la telefonĂ­a o internet, cuyos consumos de los meses de julio y agosto ya incluirĂĄn el incremento de tres puntos en el IVA (del 18 al 21%), con las posibles consecuencias de un mayor incremento del IPC a finales del mes de septiembre con el daĂąo al bolsillo de los consumidores.

El material escolar, tambiĂŠn muy adquirido en esta ĂŠpoca, los profesionales de Salamanca han seĂąalado que no lo van a repercutir en sus materiales, al menos por el momento, aunque el incremento del 4 al 21% en ha causado confusiĂłn entre los comerciantes y los consumidores de Salamanca en algunos de los productos.

En cuanto a los productos de alimentaciĂłn bĂĄsicos como la leche, el pan, la fruta, los huevos o las verduras, no modifican su valor al alza y se mantienen en el gravamen del 4%. El alquiler de las viviendas sufre tambiĂŠn un pequeĂąo revĂŠs al pasar del 4 al 10%, mientras que las peluquerĂ­as, funerarias, el ocio, los dentistas u Ăłpticas ven como el IVA se eleva del 4 al 10%.

Hoteleros, hosteleros y el sector del comercio tambiĂŠn sufren dificultades pese a que la subida es del 2% per perjudicarĂĄ gravemente al sector porque si la crisis frena a los turistas, la nueva subida de este impuesto, puede hacerlo aĂşn mĂĄs. Por no hablar del material escolar cuyo IVA se eleva en algunos casos del 4 al 21%, con el inicio del curso escolar a la vuelta de la esquina.

Por tanto, los salmantinos y por extensión los españoles deben acoger esta medida del mejor modo posible porque no hay marcha atrás; el IVA sube, y quizá pequeños y grandes gestos que antes ‘costaban’ menos, ahora costarán más y no solo por el esfuerzo, si no por el bolsillo de los consumidores.