Un paso más hacia cuartos

Arrancaron ayer los octavos de final de la Euroliga en Würzburg con unos nerviosos primeros compases que mostraron sobre la cancha a dos equipos parejos hasta que llegó el empate a cinco en el minuto tres del encuentro. A partir de ahí, el primer cuarto fue un monólogo de Avenida, que finalizaría los diez primeros minutos con un 28-9 a favor. Sancho Lyttle era en el arranque del partido la jugadora que más daño hizo a las francesas, anotando 11 de los primeros 16 puntos de Halcón Avenida. Pierre Vincent, entrenador de las galas, probó suerte con varias defensoras sobre la caribeña, aunque sin resultado efectivo.
Isabel de la Calle


El ritmo de las locales era muy alto, tanto en defensa como en ataque, lo que llevó a la desesperación del equipo de Bourges, que culminó con una técnica a Vincent en el minuto siete y medio, cuando el marcador ya señalaba un 16-5 para las locales.

En el segundo cuarto, Jordi Fernández optó por dar descanso a Silvia Domínguez y a Le’Coe Willingham y sustituirlas por Marta Xargay y Emilija Podrug. Ninguna de las dos funcionó. El equipo se atascó en ataque con una dirección deficiente de la catalana y perdió peso en la pintura con la nueva jugadora charra.

Un mal segundo cuarto
De hecho, Halcón Avenida se atascó sobremanera en este segundo cuarto, en el que sólo anotó nueve puntos, los que había sumado Bourges en el primero. La ventaja, sin embargo, era tanta que a pesar de los 16 puntos de las rivales, la distancia apenas se acortó al descanso (37-25).

En la reanudación volvió el festival de las locales. Se apoyaron como nunca en Sancho Lyttle, que dio una verdadera lección debajo del aro, sin que nadie la pudiera hacer sombra. Este hecho, unido al gran trabajo de equipo que culminó una y otra vez Anke de Mondt desde más allá de 6,25, hizo que la ventaja superara los veinte puntos por primera vez en el partido (56-34, minuto 29).

Pierre Vincent se desesperaba ante la superioridad charra y llegaba a cambiar, a la vez, hasta a cuatro jugadoras francesas. Sin embargo, el choque había quedado sentenciando en los primeros diez minutos y nada pudo hacer el seleccionador galo para dar la vuelta al marcador. Este Bourges ha notado en Salamanca la ausencia de una base como Dumerc, ahora en el Ekaterinburg, con experiencia y una visión de juego envidiable.

Por tanto, Halcón Avenida logró con su victoria de ayer dar un paso importantísimo de cara a los cuartos de final, pasando toda la presión de la eliminatoria al Bourges, que ahora debe ganar los dos partidos que quedan si quiere seguir vivo.