"Un padre que da 'clases particulares' de conducir a su hijo provoca que el carnet le salga más caro"

Manuel Cascón, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Salamanca, reconoce la crítica situación por la que atraviesa su sector debido a la escasez de aspirantes y la competencia desleal.

"La crisis comenzó antes que en otros sectores y va a durar más", reconoce Manuel Cascón, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Salamanca. Con un gasto medio de 900 euros por carnet de conducir, Cascón asegura que este pago ahora "se retrasa lo más posible. Según están las cosas, la gente primero necesita un trabajo y luego piensa en sacarse el carnet".

 

Las autoescuelas salmantinas, pues, viven una difícil situación básicamente por dos motivos importantes: "La escasez de aspirantes y la competencia desleal". La primera de las circunstancias viene provocada por "algunas causas que son comunes en toda España, como el bajo índice de natalidad", añade Manuel Rollán, miembro de la Asociación de Autoescuelas, pero hay otras que inciden con más fuerza en Salamanca, como "la falta de jóvenes que se van de la ciudad en busca de trabajo o la desaparición de inmigrantes que se van incluso dejándonos deudas porque se quedan sin empleo", asegura.

 

Pero sin embargo, sus propios compañeros con ofertas "que son casi un timo" son los que más daño les hacen: "Hay autoescuelas que captan alumnos con ofertas especiales en las que regalan prácticas o la matrícula y, aun así, obtienen una ganancia porque ofrecen una enseñanza precaria y de mala calidad, con lo cual tienen un mayor número de suspensos", asegura Cascón.

 

El intrusismo en la profesión suele venir por parte de los padres de los alumnos: "Muchas veces para tratar de ahorrar cinco u ocho prácticas se van con el chaval a un polígono a dar unas vueltas. Al final, el chico llega a la autoescuela con unos vicios adquiridos que provocan que al final el carnet le salga más caro", apunta Cascón. Pero no se trata solo de dinero: "Hay malos vicios que no se pueden quitar fácilmente y cuando más se nota es en situaciones de emergencia como en frenadas que no son capaces de controlar. Estos fallos pueden provocar muertes", reconoce.

 

Por tanto, para elegir una buena autoescuela, Cascón y Rollán señalan "el boca a boca" como un factor fundamental. "El prestigio, los años que lleve esta empresa, su eficacia, la letra pequeña de los contratos y huir de las ofertas muy escandalosas" son algunos de los consejos que se ofrecen desde la Asociación de Autoescuelas de Salamanca. Pero, sin duda, una de los aspectos diferenciales que puede crear o no a un buen conductor es "la atención personalizada. Que existan las clases teóricas presenciales con profesor, como se hacía siempre años atrás. No se aprende igual en la soledad de una habitación frente a un ordenador, que pudiendo preguntar a tu profesor cualquier cosa que surja", puntualizan.

 

La Asociación de Autoescuelas de Salamanca responde a cualquier duda desde el e-mail: asociacionautoescuelassa@gmail.com

Noticias relacionadas