Un octavo centenario que se ve venir los recortes