Un nuevo radar móvil controlará la velocidad en el casco urbano

Seguridad. El subdelegado Jesús Málaga visitó ayer la localidad para entregar el dispositivo al alcalde. Prevención. El aparato se adaptará al vehículo con el que se realizan los controles de alcoholemia
Luis Báñez

Desde ayer por la mañana, el Ayuntamiento de Béjar dispone de radar móvil para la Policía Local. El subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, presidió el acto de entrega al Consistorio bejarano de ese dispositivo de manos del jefe provincial del Área de Tráfico, Jorge Sánchez Olivera, al alcalde de Béjar, Cipriano González. También estuvieron presentes la concejala de Tráfico en funciones, Blanca Cerrado, y el jefe de la Policía Local, Manuel Calvo Pereira, así como representantes de la Guardia Civil y la Policía Nacional. El radar móvil puede adaptarse al vehículo, que la Policía Local ya dispone desde el pasado mes de abril de 2009, para realizar pruebas de alcoholemia.

Cipriano González manifestó que “se trata de una propuesta para la prevención y no para la recaudación. La Policía Local tiene ya un instrumento capaz de medir las conductas irregulares de la conducción por exceso de velocidad”.

El alcalde de Béjar añadió que “no queremos salir a cazar a los infractores, sino que queremos que sepan que lo podemos hacer. Y que eso sea lo suficientemente importante como para que se prevenga esa infracción”. Una iniciativa que, en palabras del alcalde, va especialmente dirigida a aquellos que “de manera habitual o esporádica infringen las normas de circulación y en esta caso concreto los límites de velocidad urbana”.

González agradeció la dotación de este vehículo al municipio “que va a contribuir a la seguridad en la conducción”, y anunció una próxima campaña de concienciación.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, indicó que en base a los convenios establecidos entre la Dirección General de Tráfico, a través de la Subdelegación, con los tres municipios más poblados de la provincia: Salamanca capital, Béjar y Santa Marta de Tormes; “se les ha equipado de alcoholímetros, y aparatos de radar para el control de la velocidad”.

Málaga señaló como puntos más conflictivos del tráfico rodado en Béjar, desde el punto de vista de la vulneración del límite de velocidad, “la antigua travesía de la N-630 por su transcurso por el caso urbano, y los ramales de acceso a ésta, destacando los de El Castañar y Candelario”, y expresó su satisfacción al “colaborar en la mejora de la seguridad del tráfico dentro de la ciudad y en sus travesías”. Con respecto al coche policial, que se completa con esta dotación de radar, el subdelegado aseguró que se trata de “un vehículo mixto oficina que está acondicionado para que los agentes que controlan el tráfico y las distintas cuestiones que afectan a la seguridad vial puedan utilizarlo con comodidad, así como los ciudadanos que son controlados”.

El subdelegado informó que “en la provincia de Salamanca se ha reducido un 20% el número de infracciones que se cometieron por conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida o por exceso de velocidad, desde que se puso en marcha el sistema de puntos en julio de 2006”.