Un niño, último nacido en 2010 y una niña, primer bebé del año

Se llama Iker Santos Borrego, pesó al nacer 2,940 kilos y fue el último niño salmantino en nacer en el recién finalizado 2010, lo que le convierte también en el último en recibir la paga de 2.500 euros por hijo nacido que el Gobierno acaba de suprimir.
E. S. C.

Tanto el pequeño como su madre, Ana Belén, se encuentran en perfecto estado de salud tras un parto natural en el Clínico que culminó a las 18.40 horas del viernes y que se adelantó más de lo previsto, según explicaba ayer el feliz padre, Ángel, de 32 años. “Fuimos al Hospital porque la madre sangraba, pero no salía de cuentas hasta el día 5 de enero”, reconocía este trabajador de la residencia de Aspace en Villamayor de Armuña.

A la felicidad de traer al mundo a su primer hijo se une la tan grata como inesperada noticia de recibir la paga de los 2.500 euros, que vendrá especialmente bien a una joven pareja en la que la madre, de 30 años, lleva en paro desde agosto. “No estábamos mentalizados para recibir este dinero, y la gente al saber que esperábamos un hijo nos decía que era una pena que no llegáramos a tiempo para cobrar la ayuda, pero será que el niño se preocupa por la economía familiar y por eso se ha adelantado para nacer”, bromeaba Ángel. “Que haya sido el último niño del año hace más especial algo que ya de por sí es especial, por ser nuestro primer hijo”. Sobre el nombre del pequeño, su padre niega que haya sido en referencia al portero del Madrid. Por su parte, una niña, cuya identidad no ha trascendido, es el primer bebé salmantino nacido en 2011. Vino al mundo a la 1.20 horas de ayer en el Clínico, pesó 3,900 kilos y se encuentra bien.