Un niño sufre cortes en la cabeza al caer una ventana de un colegio

Francisco Vitoria. La vidriera, que al parecer estaba siendo manipulada por un alumno, cayó impactando contra un árbol, mientras que los cristales alcanzaron al menor de 5 años que esperaba a entrar en clase
E.G.

Los hechos sucedieron a primera hora de la mañana, en torno a las 9.05 horas, justo en el momento que los escolares del centro educativo Francisco Vitoria, ubicado en la calle Padilleros, se disponían a entrar en las aulas para comenzar las clases.

Al parecer, en el momento de la caída de una de las ventanas ubicada en la segunda planta se encontraban en el patio, dispuestos en fila, los alumnos de Infantil, ya que los estudiantes de tercero, quinto y sexto ya habían entrado a las clases. El suceso se originó, cuando la ventana corredera se salió del carril cuando supuestamente estaba siendo manipulada por un alumno de los cursos superiores, según informó a la agencia Efe el director provincial de Educación, Bienvenido Mena. Entonces, el cristal se precipitó al patio, aunque impactó primero contra uno de los árboles, por lo que al suelo cayeron sólo los cristales, sin el marco. Con tal mala suerte, que algunos de ellos impactaron en la cabeza de uno de los escolares de infantil, que le causó cortes en la cabeza.

De inmediato, los docentes acudieron a atender al menor de cinco años, cuya identidad responde a las iniciales P. H. C., el cual sangraba abundantemente debido a los cortes sufridos. Hasta el lugar se trasladó también una ambulancia de soporte vital básico que trasladó al menor, junto a la secretaria del centro y su tutora hasta el Hospital Clínico, donde le dieron puntos y le efectuaron pruebas para evitar cualquier daño interno, aunque su pronóstico en principio fue leve.

Tras tener conocimiento de los hechos, hasta el centro educativo se trasladó la concejal de Educación, Sandra Myers, que junto con técnicos revisó las instalaciones. También, desde la Dirección de Educación acudieron los responsables del área técnica y de inspección para evaluar las instalaciones y poder solucionar cualquier problema que exista para mantener la seguridad de los escolares.

Según señaló el director provincial, en un principio se ha descartado la posibilidad de que la ventana se cayera debido a su deterioro, sino que se baraja la posibilidad de que ha sido un alumno quien la manipuló. Mientras, el resto de los escolares, alarmados ante los sucedido, fueron desalojados del patio hasta comprobar que todo se encontraba en buen estado. Algunos de los padres, que presenciaron los hechos, permanecieron en las puertas hasta conocer con más detalle lo que había ocurrido.

Tras intervenirle plásticamente, el menor fue dado de alta.