Un médico británico afirma haber facilitado sustancias dopantes a 150 deportistas

El gobierno británico ha ordenado una investigación sobre la forma en que la agencia antidopaje del país manejó las declaraciones de un médico británico, el doctor Mark Bonar, que aseguró haber prescrito sustancias dopantes prohibidas a más de 150 deportistas.

 

En una entrevista al diario británico The Sunday Times, Bonar afirmó que entre sus 'clientes' se encontraban varios futbolistas de la Premier League, jugadores ingleses de cricket, ciclistas británicos en el Tour de Francia, un campeón de boxeo británico, tenistas y practicantes de artes marciales.

 

Además, afirmó que en los últimos seis años ha tratado a más de 150 deportistas del Reino Unido y del extranjero con sustancias prohibidas como la eritropoyetina (EPO), esteroides y hormona del crecimiento humano, y que las mejoras en el rendimiento fueron "fenomenales".

 

Tras el testimonio, la Agencia Antidopaje del Reino Unido (UKAD) se mostró "profundamente preocupada y sorprendida", y su directora deportiva, Nicole Sapstead, señaló que el organismo era consciente de las alegaciones contra Bonar después de que un deportista se acercase a ellos hace dos años, pero que no había podido actuar porque no estaba afiliado a ningún deporte en particular.

 

"Según la legislación actual, la UKAD sólo tiene poder para investigar a los atletas y acompañantes (incluyendo los médicos) que dependen de un deporte", indicó Sapstead, que afirmó que consideraron informar al Consejo General Médico, pero la evidencia que tenían era insuficiente para dicha remisión.

 

El secretario de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte británico, John Whittingdale, señaló a través de un comunicado que el gobierno había ordenado una investigación de las acusaciones contra Bonar. "He pedido para que haya una investigación independiente urgente sobre las medidas que adoptaron cuando se recibieron por primera vez estas acusaciones. Aún queda mucho por hacer para asegurar que el deporte británico se mantiene limpio," dijo Whittingdale.

 

Rusia fue suspendida de las competiciones internacionales de atletismo el año pasado después de un informe que destacaba el engaño y la corrupción entre sus atletas. El país se enfrenta a una prohibición de participar los Juegos Olímpicos, a menos que pruebe a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y a la IAAF que ha cumplido una serie de condiciones con respecto a la lucha contra el dopaje.