Un 'Mariquelo' sin límites, toca el 'cielo' de Salamanca

'El Mariquelo'. (Foto: Cristian Martín)
Ver album

El folclorista ha vuelto a subir esta mañana, como en los últimos 29 años, a lo más alto de la SEO salmantina y lo hizo ante cientos de personas que se aglutinaron en la Plaza de Anaya y la calle de La Rúa.

De un "me hace especial ilusión" a "todo ha salido bien" pasó cerca de una hora. La que va desde que Ángel Rufino de Haro, 'El Mariquelo', ha llegado a la Plaza de Anaya de Salamanca para subir a lo más alto de la Catedral Nueva hasta que ha bajado a pisar tierra firme.

 

Un año más, y ya van 29, el folclorista salmantino ha cumplido con la tradición ante cientos de salmantinos, la que le lleva a subir hasta la parte más elevada de la SEO de Salamanca como acción de gracias, un acto que comenzó en 1755, como una forma de agradecer a Dios que el terremoto de Lisboa de ese año, que se sintió en la ciudad, no destruyera la Catedral ni causara víctimas mortales.

 

Junto a la gaita y el tamboril, el folclorista ha tocado, arriba del todo de la Catedral Nueva, la charrada que compuso para este motivo y dio gracias a Dios, como es habitual en él, por poder "seguir subiendo", un hecho que "tiene de límite el cielo". Este 2015, su esfuerzo ha sido dedicado al Banco de Alimentos, quien ha dispuesto una furgoneta para recoger aquellos alimentos no perecederos para los que más lo necesitan.

 

Arriba, el folclorista se ha dirigido a los salmantinos y turistas que veían el espectáculo, y recordó a Santa Teresa, recitando su "vivo sin vivir en mí". Además, a través de varios folios ha tirado sus "pensamientos al vacío".

 

Finalmente, tras su vuelta a la Plaza de Anaya, ha vuelto a tocar la gaita y el tamboril, tras haber cumplido un año más su deseo. Y ahora, ya está pensando "en el próximo año", esperando que esta fiesta sea declarada de Interés Turístico Regional.