Un maltratador, detenido en Salamanca por destrozar su octava pulsera de localización

Ha causado un perjuicio económico de más de 15.000 euros.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un varón, de 55 años, como presunto autor de delitos de quebrantamiento de condena, amenazas y atentado a agentes de la autoridad.

 

Los funcionarios acudieron a las 7:25 horas del pasado sábado, 14 de febrero, a un domicilio situado en el número 2 de la Calle Plasencia en la capital salmantina, ya que el hombre, sobre el que pesa una orden judicial de alejamiento por violencia de género, había tirado por la ventana su pulsera de localización por GPS.

 

El detenido estaba esperando a los agentes en el rellano del edificio, después de negarse por teléfono a coparecer en comisaría para que se le instalara nuevamente el dispositivo. El individuo se abalanzó sobre los agentes profiriendo insultos y amenazándolos de muerte, por lo que los policías procedieron a su detención.

 

El hombre tiene siete antecedentes y tiene decretada una orden de alejamiento por la Audiencia Provincial de Salamanca hasta marzo de 2019. Se trata de la octava ocasión en la que hay que sustituirle la pulsera GPS desde que se le colocó, en marzo de 2014, lo que ha causado un perjuicio económico a la Administraciónd de más de 15.000 euros.

 

Además, el detenido ha provocado, desde entonces, unas 180 intervenciones policiales, al activar los protocolos de protección a la víctima cuando se acerca a su lugar de trabajo o cuando no recarga las baterías de las pulseras.

 

El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia.