Un justo y nuevo campeón

MERECIDO. Rivas Ecópolis confió su suerte al carácter ganador de sus jugadoras y dejó KOa Ros en los segundos finales. LA MEJOR. Booner, designada MVP del torneo, superó junto a Paris al interior local
T. S. H.

Se acabó la hegemonía copera de Ros Casares, aunque no fue, como se esperaba, Perfumerías Avenida el que doblegó con tetracampeón sino que lo hizo un Rivas Ecópolis proclamado justo campeón después de una gran Copa de la Reina. El conjunto madrileño consiguió el primer título de su historia gracias a una excelente defensa que cortocircuitó el ataque del Ros más vulgar de los últimos años. Booner fue declara MVP del torneo y lideró el arsenal ofensivo de un equipo en el que también destacaron Paris y unas motivadísimas Valdemoro y Aguilar, aunque más que nunca Rivas supo jugar como equipo para alcanzar el título.

El equipo madrileño nunca dejó que las anfitrionas marcaran el ritmo del choque, con Bonner como referencia en ataque, aunque fueron tres puntos de Anna Cruz, un tiro libre y una canasta, los que desnivelaron definitivamente el encuentro del lado visitante.

El Ciudad Ros Casares, que remontó veinte puntos en las semifinales, nunca se encontró cómodo en la pista, echó de menos la aportación ofensiva de Katie Douglas y mayor consistencia bajo los aros. En el tramo final su defensa le permitió mantener sus opciones de triunfo, pero su falta de claridad ofensiva le impidió conquistar la que hubiera sido su quinta Copa de la Reina consecutiva.

El choque empezó como si se tratara de un duelo directo entre el pasado y el presente del Ciudad Ros Casares. Elisa Aguilar y Amaya Valdemoro, en su primera visita a Valencia como rivales desde que dejaron en verano el club valenciano, tiraron del Rivas. La salida a la pista de Jana Vesela permitió al Ciudad Ros Casares ajustar su defensa y coger una renta de ocho puntos. Pero las madrileñas no se derrumbaron y tiraron mano de su pareja interior para igualar.

Tras el paso por el vestuario, el equipo madrileño regresó a la pista con las ideas mucho más claras. La única buena noticia para el Ciudad Ros fue el despertar de Brunson, que asumió la responsabilidad ofensiva En los dos minutos finales que definieron el choque, una canasta más un tiro adicional de Brunson parecieron desnivelar el choque, pero con tres tiros libres, dos de Bonner y uno de Cruz, las visitantes empataron y una nueva canasta de la escolta catalana puso la sentencia.