Un joven acusado de apuñalar a otro se enfrenta a 9 años de cárcel

En la avenida de Comuneros. La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa al asestarle una puñalada a la víctima, que pidió auxilio en un bar
E. G.

Un joven marroquí de 20 años de edad se enfrentrá el próximo día 15 de septiembre a nueve años de cárcel acusado de un delito de asesinato en grado de tentativa, según informaron fuentes jurídicas.

Los hechos por los cuales el imputado, O. M., se sentará en el banquillo de los acusados en la Audiancia Provincial de Salamanca, se remontan al día 7 de junio del pasado año. Según el escrito de calificación del Ministerio Público, la agresión ocurrió en torno a las 14.30, a la altura del número 28 de la avenida Comuneros. En ese momento, la víctima, que en ese momento tenía 18 años, con iniciales M. C. H., caminaba con otro joven cuando, sin mediar palabra, le asestó un puñalada en el abdomen, con una navaja o estilete.

Tras la agresión, el presunto autor de los hechos huyó del lugar por las calles aledañas a la avenida de Comuneros, siendo detenido al cabo de varios meses por agentes de la Policía Nacional.

Mientras, la víctima, que según informaron a este periódico varios testigos en el momento del suceso, “sangraba por la boca”, cruzó la calle para pedir auxilio en un bar cercano y, según las citadas fuentes, gritaba “auxilio, me muero. Me han apuñalado”. Rápidamente, alertaron a los servicios de emergencias, quienes se trasladaron hasta el establecimiento hostelero donde se encontraba el joven malherido.

Dada la severidad de las heridas, el joven tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Clínico, donde permaneció varias semanas en estado grave.

Según el relato del Ministerio Público, el imputado presuntamente agredió a la víctima con el “ánimo de acabar con su vida”. Añade además, que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato con alevosía, ya que actuó presuntamente a traición.

Además de los nueve años de cárcel, la Fiscalía también solicita el pago de una indemnización que ronda los 14.000 euros por los daños causados a la víctima y por las secuelas que le ha dejado.

No fue hasta el 31 de octubre del pasado año cuando los agentes lograron detener al presunto autor de la puñalada. Sobre las 20.00 horas, funcionarios de la Brigada de Seguridad Ciudadana observaron, en la confluencia de la calle Arapiles con calle Los Villares, a dos individuos que trataban de ocultarse ante la presencia policial. Según la Policía, los agentes procedieron a su identificación, reconociendo a uno de ellos como el presunto autor de los hechos descritos.

Cuando le informaron que iba a ser detenido, empujó ‘fuertemente’ a uno de los funcionarios, huyendo por la calle Los Villares, La Alberca, Las Batuecas, saltando al interior de un colegio en la calle Peña de Francia, donde fue localizado entre unos árboles y detenido, a pesar de tratar de huir nuevamente, según señalaron en su momento fuentes de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional. Al presunto agresor le constan tres antecedentes.