Un informe de Sanidad seĂąala los daĂąos por la 'lengua azul'

Los ganaderos de Castilla y LeĂłn sufrieron pĂŠrdidas millonarias parcialmente indemnizadas por la Junta

El sindicato agrario Asaja en Castilla y LeĂłn esgrime un documento que seĂąala que muchos de los daĂąos ocasionados por la vacuna contra la 'lengua azul' no fueron costeados por la Junta de Castilla y LeĂłn. AsĂ­, desde Asaja seĂąalan que los profesionales veterinarios "comunicaron entre los aĂąos 2009 y 2010, cuando la vacunaciĂłn contra la enfermedad de la 'lengua azul' fue obligatoria en toda EspaĂąa en las cabaĂąas de vacuno y ovino, un total de 1.377 notificaciones individuales de Sospechas de Efectos Adversos (SAE) ocasionados por las vacunas empleadas. La campaĂąa contra la 'lengua azul' disparĂł este tipo de alertas que hasta esa fecha eran numĂŠricamente poco representativas".

En todo caso, las notificaciones efectuadas "no son ni mucho menos todas las incidencias que hubo ya que el efectuarlas a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios depende del criterio y la disposición de colaborar de cada uno de los facultativos veterinarios. En el informe de Sanidad -ministerio del que depende la Agencia- se hace constar que en la inmensa mayoría de los casos notificados, las reacciones fueron graves y con frecuencia tuvieron un desenlace fatal”.

Asaja de Castilla y LeĂłn recuerda que en la ya tristemente olvidada campaĂąa de vacunaciĂłn contra la 'lengua azul', se efectuaron por parte de los ganaderos de la regiĂłn un total de 1.186 solicitudes de indemnizaciones por daĂąos en las explotaciones debido a los efectos colaterales de la vacuna que en la mayorĂ­a de los casos consistĂ­an en abortos, problemas de infertilidad, partos prematuros, reducciĂłn drĂĄstica en la producciĂłn de leche y delgadez patolĂłgica o caquexia. Los problemas de las vacunas, que ni la Junta ni el Ministerio quisieron reconocer nunca, se debieron a que se estaban
utilizando productos farmacolĂłgicos no suficientemente probados y contrastados dada la urgencia de prepararlos ante nuevos serotipos del virus. La Junta indemnizĂł parcialmente a algunos ganaderos admitiendo como causa las malas prĂĄcticas en el manejo de la vacuna y no los defectos del producto en si mismo".

Asaja nunca cuestionĂł la efectividad de la vacuna para combatir la enfermedad de la 'lengua azul', pero denunciamos que la improvisaciĂłn llevĂł a adquirir lotes de vacunas no suficientemente contrastadas que ocasionaron efectos adversos de serias consecuencias econĂłmicas para los ganaderos.