Un informe cifra en el 8 por ciento el porcentaje de dependientes sin atender en Castilla y LeĂłn

En el aĂąo 2011 la mortalidad redujo la cifra de beneficiarios en 60.000 personas

La AsociaciĂłn Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales ha alertado de que unas 305.000 personas con derecho reconocido a recibir atenciĂłn por estar en situaciĂłn de dependencia estĂĄn sin atender en EspaĂąa y eso, aunque en el aĂąo 2011 la mortalidad redujo la cifra de beneficiarios en 60.000 personas, unas vacantes que no se han cubierto.

En un informe, se destaca positivamente que en regiones como Castilla y LeĂłn se cumplen las previsiones de la ley ya que sĂłlo un ocho por ciento de los dependientes reconocidos estĂĄn sin atender, igual que en Ceuta y Melilla.

La organizaciĂłn destaca que en algunas comunidades autĂłnomas la variaciĂłn ha sido negativa, ya que salen (porque fallecen) mĂĄs dependientes del sistema de los que se incorporan. En el aĂąo 2011 el balance se ha saldado con 60.000 grandes dependientes atendidos menos.

Por regiones, los datos del Sistema de AutonomĂ­a Personal y AtenciĂłn a la Dependencia actualizados a 1 de enero revelan que en Canarias el 56 por ciento de los dependientes se encuentran en esta situaciĂłn de 'limbo': son mĂĄs de 10.000 personas con derecho reconocido oficialmente a recibir atenciĂłn pero sin que ĂŠsta se haga efectiva.

En Galicia el porcentaje es del 44,3 por ciento y afecta a 27.977 personas, mientras que en la Comunidad Valenciana el 41 por ciento se encuentra en esta situaciĂłn, un total de 29.754 ciudadanos sin atender.

TambiĂŠn estĂĄn cinco puntos por encima de la media nacional AragĂłn (34%), Baleares (38,8%) y Cantabria (34,2%).

La organizaciĂłn seĂąala que de estas 305.000 personas con derecho a una prestaciĂłn o servicio, mĂĄs de la mitad (166.413) son grandes dependientes (Grado I, Nivel 2), es decir, los que se encuentran en una situaciĂłn mĂĄs delicada.

A estas personas, que suponen el 28,9% del total de dependientes reconocidos en EspaĂąa, no les afecta el retraso en la aplicaciĂłn de la Ley de Dependencia aprobado por el Gobierno y que estĂĄ pensado para posponer la incorporaciĂłn al sistema de quienes tienen un menor grado de dependencia ajena, los dependientes moderados.

El informe explica que, en paralelo, "el promedio mensual de incremento de atenciones del aĂąo 2011 ha sido de 6.649 --tres veces menos que la de aĂąos anteriores-- y la tendencia desde mayo del pasado aĂąo ha sido decreciente".

"O se comienza a considerar los servicios sociales y la dependencia como inversiĂłn social, que ademĂĄs de generar calidad de vida y bienestar de las personas y familias mĂĄs vulnerables, provoca unos retornos econĂłmicos y generaciĂłn de empleo, o se va a convertir en un gasto que alguien vendrĂĄ a recortar", ha declarado el presidente de la AsociaciĂłn, JosĂŠ Manuel RamĂ­rez.
Imprimir