Un incendio intencionado, clave para detener a tres jóvenes por 18 robos en la urbanización de uno de ellos

Los padres de uno de los presuntos ladrones desconocían que su propio domicilio era la base de operaciones


SEGOVIA, 8 (EUROPA PRESS)

Un incendio intencionado provocado en una vivienda de Marugán (Segovia) ha sido decisivo para detener y desarticular un grupo criminal organizado para cometer presuntamente 18 robos en la urbanización en la que residía con sus padres un miembro del mismo.

El grupo estaba compuesto por un joven de 19 años, con iniciales D.P.M, y dos menores, todos ellos de nacionalidad española. Uno de los menores fue arrestado en el marco de la operación, denominada 'Dartañán', en dos ocasiones, la primera de ellas en Alicante y la segunda en Segovia.

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, quien ha ofrecido rueda de prensa para detallar la operación junto con el teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Miguel Jiménez, ha explicado que las investigaciones comenzaron en la segunda mitad del pasado año al detectarse un notable aumento de robos con fuerza en las cosas en la urbanización, conocida como 'Pinar Jardín'.

Los jóvenes rompían puertas, ventanas e incluso el tejado de las viviendas, la mayoría vacías al ser segunda residencia de los propietarios, para llevarse todo tipo de efectos que después eran adquiridos por receptores cuya identidad se desconoce por el momento.

Hasta su receptación, los supuestos ladrones escondían los objetos en un habitáculo de la casa de los padres de uno de ellos, un menor con residencia en la misma urbanización, al que se accedía por una trampilla. Según han declarado los propios familiares, desconocían la práctica de su hijo y sus amigos.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Sanz ha resaltado que el hecho de que la base operativa en la misma área en la que los jóvenes cometían su actividad delictiva dificultó avanzar en las investigaciones.

FUEGO CON DOS FOCOS

Finalmente, un incendio provocado a finales de enero en una de las viviendas objeto de robo, en la que se detectaron dos focos de fuego, ayudó a esclarecer la oleada de sustracciones.

Los tres jóvenes fueron detenidos la pasada semana en la capital segoviana por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial del Cuerpo y ya han sido puestos a disposición judicial.

En el registro domiciliario efectuado en Marugán, en el que intervinieron distintas unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, se localizaron numerosos efectos procedentes de los robos.

La desarticulación del grupo se considera finalizada. No obstante, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones en los próximos días. La Comandancia ya se ha puesto en contacto con las víctimas de los robos para devolverles los efectos sustraídos.

El teniente coronel ha señalado la importancia de los daños producidos en las viviendas, especialmente en la que ardí debido al incendio intencionado, posiblemente provocado para ocultar huellas.