Un hombre pierde la vida tras colisionar un camión y un coche

Galindo y Perahuy. Los Bomberos de la Diputación tuvieron que excarcelar al fallecido, que viajaba en el turismo. Balance. Catorce personas han fallecido en las carreteras de la provincia en lo que va de año
E. G.

La colisión entre un camión y un turismo en la autovía A-62 se saldó ayer con la muerte de un hombre de 43 años de edad y de nacionalidad portuguesa. Otros dos varones sufrieron heridas leves, según informaron el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 y la Jefatura de Tráfico.

El accidente se registró a primera hora de la mañana, a las 5.22 horas, en el kilómetro 254,200 de la autovía A-62 –en sentido Portugal– a la altura del término municipal de Galindo y Perahuy. En el lugar, un turismo Renault Clío, donde viajaba la víctima mortal, colisionó por alcance, por causas que se desconocen, con un semi-remolque arrastrado por un tractor-camión, cuyo conductor, A. D. M. M., de 44 años y de nacionalidad portuguesa, resultó ileso. Tras recibir el aviso, el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 alertó a la Guardia Civil de Tráfico, a Emergencias Sanitarias, Sacyl, que envió una UVI móvil, y a los Bomberos de la Diputación, que tuvieron que actuar para excarcelar a la víctima mortal, atrapada en el interior del turismo.

Una vez en el lugar, los facultativos de Sacyl confirmaron el fallecimiento del ocupantes del Renault Clío, un hombre de 43 años, según la Jefatura de Tráfico –46 según el Servicio de Emergencias 112–, cuya identidad responde a las iniciales A. M. N. C., que murió prácticamente en el acto. Mientras, los Bomberos permanecieron en el lugar del accidente hasta las 7.00 horas para las labores de excarcelación y de limpieza de la calzada.

El otro de los heridos, el conductor del turismo, V. F. D. S. T., portugués de 40 años, tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios al sufrir contusiones, aunque fue dado de alta in situ.

Este año está siendo especialmente trágico en las carreteras de la provincia, ya que en los seis primeros meses del año han perdido la vida catorce personas. El último accidente mortal se produjo hace una semana, el 2 de junio, en el kilómetro 1 de la carretera de Toro, donde un hombre de 84 años, cuya identidad responde a las iniciales D. M. M., fue arrollado por un turismo, cuyo conductor dio negativo en las pruebas de alcoholemia. La víctima falleció horas después en el Hospital Virgen de la Vega. En el mes de mayo se registraron otros dos accidentes mortales, ambos de motoristas. El día 10 de mayo, en Bermellar, comarca de Vitigudino, un joven de 27 años de edad, con iniciales D. P. G., falleció tras caerse de la moto y golpearse con una piedra en la cabeza. Fue hallado horas después del accidente en un camino. El día 20 del citado mes, otro motorista, de 62 años, A. P. P. perdió la vida en un camino terrizo que une Cordovilla y Ventosa, partido judicial de Peñaranda de Bracamonte. La víctima falleció en el Complejo Asistencial dos horas después del accidente.

El año pasado perdieron la vida en el asfalto la mitad de personas, siete, frente a las catorce durante los seis primeros meses de 2010. Dos de ellos, se produjeron en la autovía.