Un hombre, condenado por coaccionar a su mujer e hijo para que no durmiesen en toda la noche

El hombre, que tenía una orden de alejamiento, hirió a su mujer con un cuchillo, y le reprochó la orden judicial que le habían impuesto.

Un juez de Almería ha condenado a un hombre de 47 años a cuatro años de prisión después de que accediera al domicilio de su mujer pese a tener dictada una orden de alejamiento, la hiriera con un cuchillo y la obligara a ella y a su hijo de diez años a permanecer despiertos toda la noche bajo amenazas.

 

La sentencia, consultada por Europa Press y sobre la que cabe recurso ante la Audiencia Provincial, condena al acusado por los delitos de quebrantamiento de medida cautelar, amenazas, maltrato agravado y coacciones, si bien lo absuelve de un presunto delito de detención ilegal al considerar que no se produjo una falta de libertad en la mujer y el menor sino que estos fueron coaccionados.

 

Los hechos tuvieron lugar en junio de 2014 cuando la mujer, en trámites de separación, recibió una llamada de su marido, quien le pedía ver al hijo de ambos a lo que ella accedió, de tal forma que cuando el menor regresó le dijo a su madre que el acusado se había quedado con las llaves del domicilio familiar.

 

Así, al día siguiente, pese a que el acusado era conocedor de la orden judicial por la que se le prohibía acercarse a su mujer o mantener algún tipo de comunicación con ella, se personó en el domicilio de su esposa, quien llegó a las 23,30 horas con el niño y a la que esperó hasta su llegada "sentado" y "con las luces apagadas".

 

En este sentido, el hombre comenzó a reprocharle su conducta por la orden judicial impuesta a su esposa, a la que se dirigió en varias ocasiones "con propósito amedrentador" con amenazas de muerte. Así, en un momento dado, se dirigió a la cocina y volvió con un cuchillo con el que arañó en un pecho a la víctima, quien en todo momento le instó a abandonar la casa.

 

Así, minutos después, llevó a la mujer al cuarto del niño y "guiado por el ánimo de coartar su libertad y la del menor, tras despertarse este último, les hizo permanecer allí, sin dejarles dormir, apostado en la puerta de la habitación" con lo que incluso les llegó a advertir que en caso de que se durmieran, los despertaría arrojándoles agua.

 

Fue poco después del alba cuando la mujer y el menor, aprovechando que el acusado se había quedado dormido, abandonaron la vivienda. El titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Almería impone también al acusado el pago de 6.200 euros por el delito de maltrato y el daño moral sufrido, así como una orden de alejamiento de seis años a 500 metros de su mujer y de seis meses de su hijo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: