Un hombre atraca un estanco a punta de cuchillo en Santa Marta de Tormes

Huyó del lugar a pie. El asaltante entró en el establecimiento a la hora del cierre, con la cara cubierta por un pasamontañas, gafas de sol y un gorro
E.G.

Un día después de que la dependienta de una tienda de ropa de Ciudad Rodrigo sufriera un atraco el pasado jueves, otro establecimiento, esta vez un estanco ubicado en el municipio de Santa Marta, ha sido objetivo de los ladrones. En esta ocasión, el asaltante amenazó a la dependienta con un cuchillo para conseguir un botín de cerca de 300 euros, según informaron fuentes policiales.

Aunque han trascendido pocos datos, se conoce que el asalto se registró el pasado viernes por la tarde, en torno a las 20.00 horas, en un estanco ubicado en la carretera de Naharros. El asaltante, que entró con un gorro oscuro, gafas de sol y un pasamontañas, para evitar ser reconocido, aprovechó que en el establecimiento se encontraban pocas personas para actuar –algunas fuentes apuntan a que había una persona, mientras que otras aseguran que eran dos–. Una vez dentro esgrimió un cuchillo y amenazó a la víctima para que le diera el dinero. Se apoderó de esta manera de cerca de 300 euros, aunque se desconoce si fue todo dinero o también robó artículos.

El asaltante, que al parecer era joven, salió huyendo del lugar a pie. Mientras, la víctima, muy asustada, salió al exterior para solicitar ayuda. Hasta el lugar se desplazaron agentes de la Policía Local, Nacional y la Guardia Civil, que rastrearon las inmediaciones para localizar al asaltante que, de momento, continúa en paradero desconocido.

El pasado jueves, una mujer denunció que un atracador había asaltado la tienda textil que regenta en la localidad de Ciudad Rodrigo. En esta ocasión los hechos también se registraron cuando la víctima se disponía a cerrar el comercio, sobre las 20.25 horas. En ese momento entró un hombre, camuflado con un gorro de color rojo y unas gafas de sol. Esgrimiendo un arma blanca, se acercó a la afectada y poniéndole el arma en la barriga, ya que la víctima está embarazada, le exigió el dinero de la caja registradora. Tras conseguir el botín, cuya cuantía se desconoce, el asaltante huyó del lugar, aunque está siendo buscado por la Guardia Civil.