Un grupo de jĂłvenes apedrea un campamento y amenaza a un grupo de 'scouts' de Vizcaya

Esta zona (Soba, en Cantabria) es frecuentada por grupos de niĂąos y jĂłvenes de Salamanca por lo que esta alerta pretende evitar que acudan a este lugar

Un grupo de 'scouts' de Vizcaya que estaba en un campamento en la localidad de Soba (Santander) ha alertado de que un grupo de jĂłvenes ha apredeado su campamento y amenazado a monitores y niĂąos presentes en la zona, hecho que les ha obligado a abandonar el campamento el dĂ­a 11 en lugar del 14 de agosto como estaba previsto.

AsĂ­ lo ha denunciado uno de los monitores, E. R., quien ha realizado esta alerta a TRIBUNA con el objetivo de prevenir a grupos de 'scouts' o de jĂłvenes que acuden a esta misma zona para pasar varios dĂ­as en un campamento. De hecho, E. R. seĂąala que el mismo dĂ­a que se marchaba un grupo de la provincia de Salamanca, ellos les contaron esta amenaza ocurrido en la madrugada del viernes al sĂĄbado, con el objetivo de que no vuelvan a esta zona por las amenazas e intentos de agresiones que llevan a cabo algunos habitantes de esta localidad.

"No queremos que a otra gente que venga aquĂ­ le pase lo mismo, ni mucho menos y por eso vamos a hacer todo lo posible para que no venga gente. Y nos consta que de Salamanca ha estado gente y tenĂ­a previsto venir mĂĄs y es para evitar que lo hagan por todo lo que pasa", seĂąala uno de los afectados.

El caso de este campamento de Portugalete (Vizcaya) formado por 35 niĂąos y 10 monitores es el siguiente. Al parecer, un grupo de jĂłvenes se acercĂł de madrugada a este campamento y comenzĂł a lanzar todo tipo de piedras y de cualquier tamaĂąo contra las instalaciones y los coches de los responsables, causando, afortunadamente, solo daĂąos materiales.

Tras darse cuenta de la gravedad de la situaciĂłn, los monitores solicitaron a gritos a ese grupo de personas que abandonaran esa actitud seĂąalando que habĂ­a niĂąos, a lo que ĂŠstos respondieron: "Que salgan los niĂąos tambiĂŠn que los vamos a matar", relata uno de los monitores.

Los monitores presentaron la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil y se refugiaron en una pensiĂłn de la zona por su seguridad ya que la dueĂąa de la misma no puso ningĂşn reparo en acogerlos. SegĂşn fuentes consultadas por TRIBUNA, los autores de las agresiones tienen un historial anterior de haberse metido en "peleas, agresiones y otro tipo de conflictos".