Un Gran Prix muy taurino

Los juegos y competiciones con vaquillas pusieron el colofón a unas celebraciones que se recordarán en el futuro
MIGUEL CORRAL

Como no podía ser de otro modo en las Fiestas del Toro, incluso los juegos y competiciones del Gran Prix tuvieron a vaquillas como protagonistas, además de tres equipos que divirtieron al respetable y que ponía la plaza hasta el balcón del Ayuntamiento.

Sin duda, la Vaca Prix fue un excelente colofón a las fiestas 2010, celebraciones que a buen seguro la mayoría recordará en el futuro, pues desde los festejos taurinos al desfile de carrozas, pasando por las verbenas, brillaron en su conjunto como pocos años, de ahí que se deba felicitar tanto al alcalde como a la concejal de Festejos, Ángela Pereña Andrés, principales responsables de lo que los vecinos de Aldeadávila y de otros municipios de la Ribera han vivido en estos últimos ocho días. De este modo, en reconocimiento a ese buen hacer en estas fiestas, el público volvía ayer a llenar la plaza para despedirse de estas fiestas con el Gran Prix, evento en el que participaron tres equipos de seis peñistas cada uno y que hicieron las delicias del público con unos recurrentes juegos para todos los gustos, pues además de la participación de vaquillas, en su mayoría, hubo otros que no desmerecieron en absoluto, tanto que de los tendidos brotaron carcajadas como aplausos.

Pero antes de este evento que ponía el punto y final, la mañana se vestía de toro para asistir al último encierro, con las vaquillas que en la tarde saltaron al ruedo.