Un gran equipo pone fin a la racha charra

Perfumerías Avenida, con una noche horrible de tiro, no pudo con el Fenerbahce, que se queda como único equipo imbatido en lo que va de Euroliga (69-77)
Encuentro de poder a poder el disputado esta noche en Würzburg. Ambos equipos llegaban invictos a este choque y así querían terminar después de 40 minutos. Dos líderes en la cancha que dejaron claro desde el primer minuto que no iban a dar su brazo a torcer.

La intensidad se palpaba en el ambiente desde el pitido inicial tanto en ataque como en defensa, ya que a los dos equipos les gusta imponer velocidad a sus transiciones.

El juego siempre al límite de lo legal, duro y de contacto como se permite en la Euroliga, era también protagonista.

La primera mitad fue un continuo intercambio de ‘golpes’ entre ambos equipos que no conseguían distanciarse en el marcador. Destacaba en estos primeros compases Erika de Souza, muy acertada bajo en aro, aunque no le acompañaba el resto del equipo, sobre todo desde el exterior, donde se erraban tiros casi sin oposición.

Aprovechaban sin embargo las salmantinas su poderío reboteador para sumar posesiones, mientras las turcas dejaban escapar otras tantas. 10 rebotes ofensivos de Avenida por solo 1 de Fenerbahce lo atestiguan en la primera parte.

Con un esperanzador 38-35, Avenida llegaba al descanso. Sin embargo, lo peor del equipo salmantino estaba por llegar en el tercer cuarto, en el que encajaron un parcial de 0-15 coincidiendo con la tercera falta personal de Erika de Souza y sus minutos en el banquillo. Una Anna Vadja completamente decepcionante, que fallaba tiro tras tiro y un equipo que bajó de repente los brazos, fueron dos circunstancias que fenerbahce no perdonó. Un equipo de la calidad del turco metió una marcha más y, sin apenas darse cuenta, Avenida estaba de repente a 10 puntos de su rival con un Mondelo quizá demasiado reservón en esos minutos de más que dio a De Souza en el banquillo por protegerla de faltas. El papel de Feaster en los minutos que tuvo tampoco ayudó al equipo, ya que firmó un 1/9 en tiros de campo.

Avenida salió al último parcial a jugársela, cambiando a defensa zonal en ocasiones, y tratando de frenar a las turcas que ya definitivamente se habían venido arriba.

El lastre del nefasto porcentaje de tiro de Avenida, que seguía sumando hasta llegar al 4/27 en triples al final fue demasiado peso como para que las charras lograran imponerse en el marcador.

Al final, por tanto, primera derrota de Avenida tras 38 partidos seguidos ganando, a pesar de que realmente con un porcentaje de tiro algo mejor, el equipo hubiera competido hasta el final frente a un excelente grupo como el turco.