Un gol de Sneijder da el pase a octavos a Holanda

Wesley Sneijder dio impulso a Holanda, que se arrimó a los octavos de final tras deshacerse de la resistencia de Japón y constatar su dominio del Grupo F, que completan Dinamarca y Camerún, su próximo rival antes de plasmar su avance en Sudáfrica 2010. El centrocampista del Inter, ex jugador del Real Madrid, fue el motor orange pero también el autor de la victoria. De un disparo lejano logró quebrar el aguante rival y encarrilar un éxito puesto en entredicho durante muchos minutos por un adversario áspero y ordenado, pero aún inexperto y sin pólvora. A pesar del movimiento de sus puntas, reforzadas con la aparición del madridista Rafael Van der Vaart, el dominio holandés fue ficticio en la primera parte. Excesivo manejo y poca profundidad.
EFE / Johannesburgo

Los intentos caían en la trampa nipona. Estratégicamente perfecta. De hecho, fue Japón el que antes puso a prueba la meta rival con un disparo de Yoshito Okubo que se marchó fuera.

El dominio holandés perdió gas y el cuadro de Takeshi Okada se animó. Daisuke Matsui se encontró a gusto y movió con orden al equipo.

La vuelta del descanso acentuó el dominio europeo. Sin embargo fue en una acción aislada donde Holanda encontró petróleo. Wesley Sneijder desatascó a su equipo con un zapatazo desde fuera del área. Respuesta a un precipitado despeje japonés en el lanzamiento de un saque de esquina. Kawashima llegó a tocar el tiro. Pero el balón entró.

No es una selección conformista Japón, decidida a hacer ver su progresión. Intentó arrinconar a Holanda mientras Okada daba entrada a Shunsuke Nakamura, uno de sus talentos, ex jugador del Celtic y Espanyol, que, inesperadamente comenzó el partido desde el banquillo. Okubo tuvo cerca el empate con un tiro que salió cerca de Maarten Stekelenburg. El seleccionador nipón echó el resto a falta de un cuarto de hora. De una tacada dio entrada a los atacantes Kejii Tamada y Shinji Okazaki. Pero para entonces Holanda ya transitaba a sus anchas y no se dejó intimidar.