Un ganadero de Salamanca denuncia positivos en tuberculosis de animales importados de Francia

La asociación Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha trasladado este hecho al Ministerio para denunciar la entrada de ganado, supuestamente sano, con tuberculosis.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante positivos de tuberculosis aparecidos en animales presuntamente sanos importados de Francia, reclama a las autoridades la aplicación del contraanálisis.

 

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha trasladado al Ministerio de Agricultura, a través de un escrito, la aparición de reacciones positivas a tuberculosis en animales importados desde Francia que venían, sin embargo, acompañados de certificación de pruebas con resultado negativo a la enfermedad, realizadas por los servicios veterinarios galos.

 

La situación concreta se ha dado en una explotación ganadera en Salamanca que importó un total de 16 animales con todas las acreditaciones sanitarias francesas de cumplimiento de requisitos para salir del país y habían pasado las pruebas de tuberculosis con resultado favorable.

 

Poco después, parte de esos mismos animales, 5 en concreto, reaccionaban positivamente a la enfermedad en las pruebas realizadas en España, siendo rechazado por parte de los servicios veterinarios regionales la petición de contraanálisis del ganadero para comprobar cuál de las dos pruebas, estaban mal realizadas. 

 

De esta forma, el ganadero se ha visto obligado a sacrificar los animales, con una serie de inconveniencias y perjuicios económicos adicionales al valor del sacrificio, que sí le será indemnizado por las autoridades españolas.

 

Unión de Uniones considera que se trata de "un caso sintomático de una situación grave de inseguridad para los ganaderos españoles, quienes, lejos de mejorar sus explotaciones, debido a la intransigencia de las autoridades nacionales en lo referente a la aplicación de un contraanálisis, se ven obligados a sacrificar los animales sin la certeza de que sea efectivamente necesario".

 

La organización ha insistido al Ministerio que establezca, junto con las Comunidades Autónomas, un protocolo de contraanálisis automático cuando resulten reaccionantes positivos animales que han sido importados acompañados "por las garantías sanitarias de un test negativo a la misma enfermedad en un período razonable, al objeto de no ocasionar quebrantos económicos evitables a los ganaderos", denuncia en un comunicado.

 

Unión de Uniones ha pedido por escrito al Ministerio, a través de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria, que se dé traslado de esta situación a Francia y que se reclame todo el rigor en las pruebas que allí llevan a cabo y en la documentación que acompaña a los intercambios, aumentando las medidas preventivas y campañas de vacunación de enfermedades susceptibles de ser contagiadas. Igualmente se ha pedido que se discuta con el país vecino un mecanismo de responsabilidad que compense a los ganaderos por los daños y perjuicios adicionales ocasionados por el sacrificio sanitario de animales importados con las garantías documentales pertinentes