Un fuego originado en Madrid obliga a los pasajeros del tren con destino Salamanca a desplazarse en bus

Todo hace indicar que el tráfico ferroviario se detendrá hasta el martes mientras que algunos viajeros tardaron hasta cinco horas en llegar

El incendio de Robledo de Chavela (Madrid) ha obligado esta tarde a desplazar a los viajeros de los trenes en autobuses entre la estación de El Escorial y de la capital abulense, según han informado los viajeros. Además, todo hace indicar que el tráfico ferroviario se detendrá hasta el martes; además, algunos viajeros tardaron hasta cinco horas en llegar.

Así ha ocurrido con los del tren que debía haber salido a las 17.08 horas de Madrid con destino a Salamanca, cuyos usuarios han viajado por carretera desde El Escorial y Ávila.

Lo mismo ha ocurrido, al menos, con que el que ha salido de la capital madrileña hacia Vitoria, con parada en Ávila.



Estabilizados tres de los seis focos del incendio de Robledo
Tres de los seis focos del incendio de Robledo de Chavela han quedado estabilizados, concretamente los que afectan a las urbanizaciones Suiza, Río Cofio y el del municipio de Robledo, ha informado a Europa Press un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Por su parte, se encuentran en fase de estabilización los focos que arden en las urbanizaciones de Pimpollar, Paradillas y Las Juntas, que son los de la margen izquierda. Se espera que estén estabilizados en breve, ya que el viento ha dejado de soplar con fuerza con la zona. Los medios aéreos han dejado de actuar al caer la noche.

No obstante, a las 21.30 horas, el foco que más preocupa a los efectivos contraincendios desplegados en la zona es la lengua de fuego situada en la zona oeste, que se dirige hacia la localidad de Valdemaqueda.

A pesar de la estabilización de los tres focos, el alcalde de Robledo de Chavela, Mario de la Fuente, ha aconsejado a los vecinos de dichas urbanizaciones que no acudan esta noche a las viviendas y que se esperen a mañana, por la gran cantidad de humo y por la posibilidad de que se puedan reavivar las llamas.