Un familiar de los hermanos asesinados en Ubrique dice que el motivo del crimen pudo ser su manutención

Familiares y vecinos de los dos hermanos de 20 y 16 años muertos a cuchilladas en la madrugada de este lunes, presuntamente a manos de su padre, en la localidad gaditana de Ubrique, se han mostrado "sorprendidos" ante lo sucedido, ya que "no había atisbo de amenazas o maltrato" y han atribuido los hechos a la negativa del padre a pasar una manutención a sus hijos.

En declaraciones a los periodistas, un tío político de los dos hermanos fallecidos, José Morales, ha asegurado que "nadie" en la familia podía pensar "ni remotamente" que "esto pudiera ocurrir". Por ello, ha explicado que "a lo sumo" el padre de los jóvenes podría haberse "exasperado" en algún momento "al no haber comprendido que tenía que dar una manutención" a sus hijos.

A pesar de todo, ha manifestado que una persona "unilateralmente" no puede decidir "poner a sus hijos en la calle" porque existe un compromiso que tienen "todos los descendientes" de "hacernos cargos de nuestros familiares" recogido en el Código Civil, ha indicado.

No obstante, se ha cuestionado la falta de fundamento de los hechos porque "de una circunstancia nimia --en relación a la manutención-- a lo que ha ocurrido hoy no tiene explicación". "Este hombre no se iba a quedar en la calle, ni con una mano delante y otra detrás, hubiera seguido con su vida normal y sus hijos hubieran seguido viviendo", ha manifestado.

"SIN EXPLICACIÓN RACIONAL"

Asimismo, ha hecho hincapié en que no existía una herencia ni una cuantía económica que pudiera justificar este crimen. "Sólo ha hundido a dos criaturas que estaban haciéndose a la vida y él ha muerto civilmente", ha apostillado y ha reiterado que "no hay explicación racional ni psicopatológica".

De hecho, Morales ha asegurado que el presunto parricida "no era agresivo", aunque sí "frío" con sus hijos. "No mostraba sentimiento alguno", ha afirmado y ha añadido que, a pesar de ello, nunca había pensado que "pudiera cometer un acto delictivo como el que se presume que ha cometido".

Este familiar ha explicado que la madre de los dos hermanos asesinados falleció el año pasado y que la joven de 20 años tuvo que dejar sus estudios y regresar a Ubrique para trabajar y "sacar adelante a su hermano", de 16 años. Es más, ha señalado que se había puesto en contacto con los servicios sociales del Ayuntamiento para "pedir ayuda económica".

Por su parte, un amigo del presunto asesino ha afirmado que no da crédito a lo sucedido y ha atribuido los hechos a la intención del padre de los jóvenes de rehacer su vida. "Yo creo e intuyo que ha querido meter en la casa a su pareja y los hijos se habrán negado", ha opinado, si bien ha añadido que "no merece la pena hacer esto por una mujer". "Creo que algo muy gordo le ha tenido que pasar para que un padre haga esto con sus hijos", ha aseverado.

El presunto autor de los hechos ha sido detenido por la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación. Por su parte, el Ayuntamiento ubriqueño ha decretado dos días de luto oficial por el suceso.