Un fallo de Aqualia hace que el agua salga resbaladiza y con mal olor

Problema. Los mirobrigenses notan la incidencia desde la noche del pasado martes. Explicación. La empresa explica que es debido a un error en el tratamiento del agua tras las últimas lluvias
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ
Fue el gran tema de conversación en el día de ayer en Miróbriga: el agua, y en concreto, los problemas con la misma, que sufrieron todos los barrios de Ciudad Rodrigo de una forma u otra. Durante la tarde-noche del martes, los mirobrigenses empezaron a notar que había un problema con el agua que salía de los grifos de sus hogares. Al tacto, el agua estaba resbaladiza, lo que producía el efecto de que, por ejemplo, alguien se fuera a lavar las manos, y una vez parecía que había finalizado la operación, era como si el jabón no llegara a quitarse de las manos. Únicamente a la hora de secarse las manos, con una toalla o un papel, se quitaba esa sensación. Esta circunstancia que se empezó a detectar en la noche del martes se prolongó durante el día de ayer, y muchas personas la sintieron a primera hora de la mañana, por ejemplo, al ducharse.

Al problema generalizado del agua al tacto, se unieron otro tipo de circunstancias. Así, algunas personas vieron cómo el agua en sus casas llegaba a salir ligeramente marrón o incluso verdosa, algo que se notaba por ejemplo al acumular agua en algún recipiente. Otro de los comentarios predominantes es que el agua salía con una especie de olor a tierra.

Evidentemente, esta incidencia en el suministro del agua preocupó sobremanera durante el día de ayer a los mirobrigenses. Las llamadas al Ayuntamiento denunciando la situación fueron constantes durante toda la mañana. En estas llamadas, los mirobrigenses también se interesaban por si el agua era apta o no para el consumo humano. En el Consistorio ofrecieron la información que les había facilitado la empresa concesionaria del suministro, Aqualia, que también recibió numerosas llamadas de consulta de los ciudadanos.

Según se explicó desde la empresa, todo viene provocado por las fuertes lluvias caídas en Miróbriga en los últimos días: el sábado llovió de forma intermitente, el domingo estuvo lloviendo hasta las 6 de la tarde, y el lunes prácticamente no dejó de caer agua en todo el día.

El problema surgió a la hora de tratar estas aguas. Responsables de Aqualia aclararon que para tratar de forma correcta esa cantidad de agua caída, se aumentó la dosificación de los reactivos, como se suele realizar habitualmente. Sin embargo, hubo un problema con uno de estos productos (se echó más de lo debido), lo que provocó el aumento del ph del agua, con valores de 10 unidades, cuando lo normal es que esté entre 5 y 6.

Desde Aqualia reconocieron que efectivamente el agua salía más turbia de lo normal, pero que a pesar de ello, no había “ningún riesgo para el consumo humano”, y que todo se debía a un problema puntual. En la empresa concesionaria también reconocieron que era una circunstancia poco habitual, y de hecho los mirobrigenses no recordaban un hecho similar, lo que acentuó la preocupación. Por la mañana, Aqualia anunció que una vez detectada la incidencia se iban a tomar las medidas oportunas, por lo que iba a ser un problema “de unas pocas horas”, que se solucionaría durante la jornada.

Aparte de la duda general de si el agua era ayer apta o no para el consumo humano, aquellas personas con una piel sensible (que no toleran un ph alto) mostraron su preocupación por si podría tener algún efecto en ellas. Sobre esta consulta concreta, este diario recibió como respuesta por parte de Aqualia que “cada persona sabrá la tolerancia que tiene”, sin aclarar si habría personas a las que podría afectar el aumento del ph.