Un experto, sobre el ébola: "No existe ningún peligro de que la enfermedad se convierta en pandemia o de una difusión masiva”

Raúl Ortiz de Lejarazu, jefe de Servicio de Microbiología e Inmunología del Hospital Clínico de Valladolid, asegura además que el mayor aliado de un virus en general, y del ébola en particular, es la “ignorancia”.

El jefe de Servicio de Microbiología e Inmunología del Hospital Clínico de Valladolid, Raúl Ortiz de Lejarazu, ha denunciado que ha existido un “tratamiento desmedido mediático desde el principio” sobre los contagios del ébola. A Ortiz de Lejarazu no le duelen prendas en asegurar que el mayor aliado de un virus en general, y del ébola en particular, es la “ignorancia”.

 

Asimismo, el médico, experto en virología, ha sentenciado que no existe “ningún peligro de que la enfermedad se convierta en pandemia o de una difusión masiva”. Dice que el riesgo más evidente de contagio existe en el "entorno del cuidado de estos enfermos” y “ahí es donde se debe concentrar todos los esfuerzos”.

 

“Valladolid no tienen ningún riesgo de tener un caso de ébola, pero si lo tuviera creo que se están haciendo las cosas bien, ya hay un hospital preparado y equipos de protección”. Ortiz de Lejarazu dice, además, que hay muchas más posibilidades de que sobreviva un enfermo en España, que tiene uno de los “mejores sistemas sanitarios del mundo” que en África, donde “por ejemplo en Sierra Leona existen dos médicos por cada 100.000 habitantes”.

 

El jefe de Servicio de Microbiología e Inmunología del Hospital Clínico es muy crítico con aquellos que denuncian las repatriaciones de los dos cooperantes religiosos. “Hay que recordar que son ciudadanos españoles y son ellos mismos y su propia familia los que pidieron regresar a España. No se lo podían, por esa regla de tres ¿para qué fuimos a buscar al espeleólogo accidentado en Perú, por ejemplo? ¿Para que serviría la patria de lo contrario?", se pregunta.

 

Ortiz de Lejarazu cree que los fallos pueden ocurrir. “Si todos fuéramos máquinas nada podría haber fallado, pero siempre que existe un error hay que aprender de ellos y solucionarlos”. “Lo más importante es mantener con vida al enfermo para intentar salvarle” y ha recordado que en Europa entorno a un 30 o 40 por ciento de los contagiados podrían sobrevivir.

 

Por último, el jefe de Servicio de Microbiología e Inmunología del Hospital Clínico cree que la clave es "frenar el brote" en el origen, esto es África, para lo que se debe actuar a fondo, con mayores inversiones, mejores dotaciones y más médicos. “Mientras el brote no se frene en África siempre va a existir un riesgo”. Ortiz de Lejarazu cree que pudiera haber una “posible negligencia” pues la auxiliar de enfermería contagiada en su visita a su médico de cabecera no informó del contacto con el misionero afectado.