Un experto desciende desde 200 metros de altura para ayudar a que dos halcones aniden en la presa de Almendra

Tras conocer que anidaban y que la cría “no salía adelante” por la intervención de animales o de expolio
Un experto ha descendido desde 200 metros de altura de la presa de Almendra para colocar una protección con el fin de que una pareja de halcones Peregrino pueda anidar y “sacar sus polluelos adelante” en la pared vertical de la instalación.

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, SEO-Salamanca e Iberdrola han colaborado tras conocer que una pareja de halcones Peregrino anidaba en las inmediaciones de la presa, propiedad de la empresa de energía.

Durante varios años seguidos, integrantes de SEO-Salamanca detectaban que la cría “no salía adelante” y, por la zona donde se encontraba el nido, barajaban la posibilidad de que podría deberse bien a la presencia de algún tipo de mamífero tipo zorro o garduña, o bien a expolio.

El proyecto ha consistido en la colocación de una caja nido en el paramento de la presa con el fin de que la pareja de halcones anide allí “libre de cualquier depredador”.

Para este fin, el profesional interviniente ha tenido que descolgarse en el vacío, posicionarse en el lugar elegido, sujetar los anclajes y la estructura, bajar la caja nido, atornillar y rellenarla de sustrato la estructura.

Estas instalaciones forman parte del sistema hidroeléctrico conocido como Saltos del Duero, al que pertenecen entre otras las infraestructuras hidráulicas de Aldeadávila, Castro, Ricobayo, Saucelle y Villalcampo.

Destacan por sus dimensiones, su capacidad de albergar más de 2.600 hectómetros cúbicos de agua y sus 202 metros de altura, que la convierten en una de las presas de mayor altura de Europa occidental.